Ni Delgado ni Porfirio

Ni Delgado ni Porfirio

Comparte con tus amigos










Submit

Si retomo los postulados de la 4T de Andrés Manuel López Obrador de lealtad e incorruptibilidad, ninguno de los dos personajes quedarían como presidente nacional de Morena. La historia política de cada uno es ambivalente. Y lo menciono porque los morenistas creen que “todos ellos son impolutos”. Hasta el mismo presidente se la cree como persona honesta. Por eso el discurso es “encantador”. En política lo que buscas es el poder. Para ello se vale de todo, sí, de todo. Hasta, en ocasiones, mancharse de rojo. Mi presidente era priista, luego perredista y al final morenista. Esos cambios de partido, de acuerdo al catecismo morenista, es una sacralización. Pero en política es una práctica común. No hay nada que sancionar.

 

Tanto Delgado como Porfirio están moralmente derrotados. Mario Delgado inicia su carrera política en el PRD y hoy se encuentra en Morena. En su currículum presentado en internet evita las siglas del partido negro amarillo. Parecería que solo ha sido morenista.

En esa presentación histórica Delgado ha sido coautor de dos libros con Marcelo Ebrard, con él fue secretario en el gobierno del Distrito Federal. En consecuencia es parte del equipo de Ebrard. Porfirio Muñoz Ledo, al igual que Delgado, ha pasado de un partido a otro. Simplemente porque su comportamiento “es de un animal político”.

 

Porfirio, al igual que mi presidente, proviene del PRI, luego se fue al PRD, pasó por el PARM para llegar a Morena. Ya lo dice la frase popular dentro del campo de la política, en este ámbito “no hay amigos, son intereses”. Bajo el dicho anterior se descalifica la frase de Delgado cuando alude que Porfirio va a ser la contra de mi presidente. Ninguno de los dos es confiable, políticamente. Pero le puede funcionar a Delgado su dicho dado el dogmatismo en Morena y en la figura de mi presidente. Quién es más peligroso, preguntaría. O menos confiable. Creo que Delgado. Porfirio es institucional. Y es que el equipo de Ebrard-Delgado trae su propio proyecto  político y es más factible que dé un vuelco si lo comparamos con Porfirio.

 

Echemos un vistazo al conglomerado que fue consultado. No se trata de una votación de militantes, sino abierta. En este sentido y de acuerdo a resultados del INE, es más conocido Porfirio que Delgado. Si fuera de estructura ganaría Delgado. Es decir, ahora el delfín de AMLO, que supongo es Delgado, está pagando “su consulta al pueblo” para ser presidente de un partido político.

 

Comparte con tus amigos










Submit