Niños de la calle favorecen a delincuencia organizada

Niños de la calle favorecen a delincuencia organizada

Comparte con tus amigos










Submit

Principalmente en la avenida Costera, se pueden observar a los niños trabajando en los semáforos a diario, pues sus actividades van desde la venta de chicles, bebidas, dulces, cigarros y hasta acrobacias


ACAPULCO, GUERRERO.- La pobreza que se vive en el estado, provoca que niños migren a ciudades como Acapulco en busca de oportunidades; sin embargo para Marcos Guevara Saavedra, asesor general de la Unión de Indígenas Radicados en Acapulco, éstos terminan siendo fáciles reclutas para los grupos delictivos, al exponerse trabajando en las calles, por lo que reprochó que el Desarrollo Integral de la Familia municipal (DIF), sólo los regrese a sus lugares de origen, en vez de apoyarlos con educación.

Y es que principalmente en la avenida Costera, se pueden observar a menores trabajando en los semáforos a diario, pues sus actividades van desde la venta de chicles, bebidas, dulces, cigarros y hasta acrobacias para ganarse unos pesos de los automovilistas.

TE VA A INTERESAR:

“Esos niños de qué van a vivir, prácticamente van creciendo en manos de la delincuencia, por eso urge que el gobierno cree programas para evitar ese problema”, expresó el dirigente, luego de explicar que los casos de niños migrantes al puerto, es por quedarse huérfanos.

Marcos Guevara, dijo que de acuerdo a estudios, en Acapulco hay 26 mil 971 de indígenas por lo menos hasta el año 2010; de dichos datos, 2 mil 400 viven en municipios como Tres Palos o El Bejuco; sin embargo su organización detectó que son más de 50 mil.

“Lo único que hizo Noriega Cantú, es agarrar a los niños, los llevaron al DIF y de ahí pagaron un camión para llevarlos a Chiapas y eso no es solución, no es un problema de pobreza ni de desarrollo, se puede decir que hicieron lo que hace Estados Unidos con los migrantes”, señaló.

Por ello, sugirió la creación de un internado para todos esos menores expuestos en las calles, donde puedan tener educación, vivienda y una vida digna y de alguna manera no perder el camino; al igual con otros que reciban a menores de niveles más altos como secundaria y preparatoria.

Reiteró que la región de la Montaña Alta, es la que cuenta con los municipios más pobres en toda América Latina y que es por eso que se debe apoyar a los indígenas que abandonan sus hogares, así como el alto grado de violencia.

Comparte con tus amigos










Submit