No respetan 50% de capacidad en las unidades del Acabús

No respetan 50% de capacidad en las unidades del Acabús

Comparte con tus amigos










Submit

 

“Qué lejos quedó este servicio que según sería de primera y lo vemos cada vez más pésimo”


Arturo Parra

En el transporte público siguen sin respetar las medidas de sanidad establecidas por las autoridades de salud para frenar los contagios de Covid-19.

Tanto en los taxis como camionetas Urvan, camiones y hasta el propio Acabús, el servicio que presuntamente modernizaría el transporte en Acapulco, no respetan la capacidad del 50 por ciento determinada en el acuerdo publicado el lunes siete de diciembre en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Guerrero.

Desde las grandes filas y aglomeraciones que se registran en las estaciones del Acabús, en espera de abordar alguna de sus unidades, hasta la forma en que son transportados los pasajeros, hay mucho peligro de contagio que ni las autoridades de Transportes ni de Salud intervienen para prevenirlo, como lo observó el técnico de evaluación fiscal Delfino Hernández.

En los accesos no hay gel antibacterial ni lavamanos con jabón para que los usuarios puedan lavarse las manos y cara. Nadie toma la temperatura de los pasajeros ni establecen las medidas de sana distancia, tanto en los andenes como a bordo de los autobuses, donde todos se acomodan como quieren o puedan, ya que no se restringe al 50 por ciento el cupo ni funcionan los equipos de aire acondicionado como al principio de la puesta en marcha de este sistema de transporte público masivo.

Comentan los usuarios que cada vez son menos las unidades en servicio, posiblemente porque permanecen descompuestos en los talleres mecánicos; que tardan más de una hora esperando los pasajeros para poder abordar un Acabús, y tardan media hora para salir del Maxitúnel, donde antes hacían solo cinco minutos; que para llegar a la terminal Oviedo antes se hacían 45 minutos y ahora el trayecto tarda más de una hora y media.

“Qué lejos quedó este servicio que según sería de primera y lo vemos cada vez más pésimo, unidades en muy mal estado, muy deterioradas y sin las medidas de seguridad para prevenir el Covid-19, se llenan, no hay supervisión para manejar cierto número de pasajeros, no existen las marcas para que guarden la sana distancia, y para colmo el aire no funciona, todos los pasajeros escurriendo de sudor, lo que puede convertirse en un foco de infección”, apuntó Delfino Hernández.

Luego lanzó la pregunta de “¿Dónde está todo el dinero que se recauda, si no se invierte en el mantenimiento de las unidades, ni en el mejoramiento de las instalaciones?, aquí hace falta que ponga atención el gobernador del estado, que le exija cuentas a los encargados del Acabús, ya que en estos tiempos de pandemia los errores pueden costar vidas, y este servicio de transporte no lo merecemos en Acapulco, y lo digo como un ciudadano que viaja en este transporte, ya que sus funcionarios no se preocupan por la población que son los usuarios que día a día viajan y pagan un pasaje que es alto para el servicio y las condiciones de las unidades”.

Comparte con tus amigos










Submit