Nos dieron el avión

Nos dieron el avión

Comparte con tus amigos










Submit

Pocas veces como ahora el gobierno mexicano gozaba de tanta aceptación. Pero también con tanto rechazo. Sin embargo entre una emoción y la otra, se están dando hechos que a la larga serán perjudiciales para todos, malquerientes y bienquerientes, con excepción de aquellos que son robots y que funcionan como respaldo real para el gobernante en las redes sociales. Por lo pronto, aunque Andrés Manuel López Obrador aunque insista en que no se le compare con los gobernantes anteriores, también utiliza todas las fórmulas de distracción, una de ellas es el avión presidencial.

El que López Obrador nos de el avión, o pretenda hacernos creer que nos los da, en realidad nos lo está vendiendo y al doble. Pero eso es parte de la magia, mantener la atención en un lado, para no saber lo que ocurre en otro. Y por eso el gobierno federal nos está dando el avión.

En el momento en que surge la ocurrencia o iniciativa, se suscita en la revelación de las incapacidades del sistema de salud que relevará al Seguro Popular, conocido como Insabi; en ese contexto nace el nieto del presidente mexicano en un hospital privado de Houston, Texas, en Estados Unidos, donde radica la madre del niño. No obstante, se pensar que la progenitora haya sufragado los gastos, no deja de ser opaco como el padre, hijo del presidente, que no tiene un trabajo conocido y por lo tanto se desconocen sus ingresos, tenga el suficiente dinero para cooperar y pagar la cuenta, que suponemos debe ser onerosa.

Las dudas sobre el funcionamiento del Instituto de Salud para el Bienestar se conjugaron con la falta de medicamentos para la atención a niños con cáncer, con protestas de los padres de familia. Una tormenta perfecta, sobre todo cuando se enmarca la frase dicha por la esposa del presidente Beatriz González Mueller, debido a la publicación de una fotografía de su hijo menor, “con los niños no”. Todos los niños son iguales, pero no de la misma forma.

Lo que parecía una ocurrencia se confirmó cuando vuelve a los focos de atención el problema de la falta de medicamento a los niños, junto con un comunicado de la Secretaría de Hacienda en la que informa de la compra consolidada de medicina que llegará en marzo. De nueva cuenta nos vienen a dar el avión, con la presentación del diseño del billete de lotería para rifarlo.

Y en este juego hay dos asuntos que no están claros, se trata de una aeronave comprada con dinero de los impuestos que pagan los mexicanos, que se les volverá a vender a los mexicanos, para que cooperen para los gastos del gobierno de México en cuestiones de salud y bienestar y además de ello se tienen que seguir pagando impuestos. Es decir que además de pagar, también cooperas… No este presidente no es igual a los anteriores, este es peor, porque estafa dos veces.

En este juego de espejos hay quienes respaldan al presidente, lo cual es legítimo, porque forma parte de sus derechos elementales de tener una opinión y expresarla. Sin embargo, lo que es un verdadero problema que de esos que lo apoyan, que seguramente lo hacen mediante contrato, lancen miles de mensajes a través de bots, para descalificar las críticas que se hacen contra el presidente.

Este clima de intolerancia no se había visto desde hace mucho tiempo en el país, en el que desde hace mucho tiempo se ha ejercido la crítica a los presidentes y no como piensan y difunden que es hasta ahora que el Poder Ejecutivo es blanco de señalamientos.

Por lo pronto, cuando se acabe este distractor del avión nos buscarán otra forma de darnos el avión…

Comparte con tus amigos










Submit