Oportunismo en la T4

Oportunismo en la T4

Comparte con tus amigos










Submit

A VER, A VER….Andrés Manuel López Obrador, se entiende, durante su larga campaña rumbo a la Presidencia tuvo que allegarse a todo de tipo de personas que le sumaran votos, algunos le llaman arribistas u oportunistas, pero como funcionarios o legisladores son una decepción.

Está comprobado que la mayoría de personas cercanas no sirven para el cargo. Pero él está contento, al parecer, porque hablan el mismo idioma.

El caso de Ana Gabriela, directora de Conade, es de pena ajena.

La funcionaria de medio pelo se dedicó durante los últimos meses a maltratar a los deportistas mexicanos; les redujo los apoyos económicos y en otros casos los despidió con el cuento de la austeridad republicana. Inclusive llegó a decir que a lo mucho obtendrían 19 medallas en Los Juegos Panamericanos de Lima, Perú.

Ana Gabriela, se dice, sueña con ser gobernadora de su estado Sonora, sin ningún mérito como política. No se da cuenta de que su paso por el Senado fue un accidente. Pero se la creyó y ahora acude a aquella entidad a hacer precampaña, abandonando su tarea de funcionaria pública.

Ahh, pero cuando se dio cuenta que los deportistas mexicanos cosecharon no 19 medallas, sino 136 y quedó nuestro país en tercer lugar en el rango de los ganadores, algún asesor de los que invaden predios seguramente le recomendó “colgarse” de ese triunfo.

Y sí, sin ningún escrúpulo corrió ante el Presidente López Obrador, en su mañanera, para entregarle una medalla simbólica de “campeón” ¿Campeón del engaño… de la mentira?

Ana Gabriela, además no conforme con el maltrato constante que da a los deportistas, intentó arrebatarles todo el merito a los medallistas, ahí ante el Presidente, quien también sin ningún pudor sonreía.

Se sabe que el trabajo de preparación de cada uno de los deportistas no es de ocho meses; no es un triunfo de la 4T. Esto es un trabajo, como mínimo de diez. Además es una labor donde participaron varias instituciones y familiares de los hoy premiados.

Sí hay honestidad política del Presidente López Obrador, debería reconocer a las personas e instituciones que trabajaron para que ahora México haya logrado superar a Cuba y Canadá, y al mismo tiempo deberá despedir a Ana Gabriela de la Conade.

Ana Gabriela, con infinito descaro dijo: Fue una labor titánica en estos 8 meses mover al elefante reumático, a pesar de la grilla previa y del ‘huachicoleo’ deportivo que hubo dentro de la Conade.

Mientras la funcionaria decía tales sandeces, el presidente López Obrador avalaba sus palabras con una sonrisa cómplice.

Andrés Manuel, muy dado a rechazar y destruir todas las obras y trabajo del pasado por ser “neoliberales”, ahora estaba contento con el trabajo de los muchachos que demostraron estar muy por encima, en efecto de “grillas” y afanes fundamentalistas.

Y sin esperar más soltó, como si fuera un favor emanado de su bolsillo, otorgar 20 mil y 40 mil pesos a los medallistas y a sus entrenadores, cuando en los gobiernos “neoliberales” se les daba 300 mil pesos. Empero, advirtió, ese dinero saldría de la venta del inmueble de un empresario chino. ¡Hasta con eso! O sea, los recursos presupuestados y etiquetados que en su momento autorizó el Congreso de la Unión, no cuentan.

Y es que resulta, nos dicen, esos dineros ya fueron “cercenados”por la maldita austeridad republicana que no es otra cosa que juntar tales recursos para el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas, ambos elefantes blancos, y otros excesos. Vaya, vaya, vaya.

Comparte con tus amigos










Submit