Orientación vocacional, ¿qué es eso?

Orientación vocacional, ¿qué es eso?

Comparte con tus amigos










Submit

GENERALMENTE LA ÚNICA ORIENTACIÓN, DIGAMOS VOCACIONAL, QUE LOS PADRES IMPARTEN A LOS HIJOS, está limitada a preguntas más o menos como esta: ¿Qué quieres ser cuando seas grande? El único panorama real del muchacho es lo de su entorno inmediato, lo que lee, lo que ve en la televisión o en el cine y muy seguramente el ejemplo familiar, lo que comenta con sus amigos o lo que simplemente escucha. No se puede aspirar a lo que no se conoce. Sabe que su papá o mamá tienen una determinada profesión, pero también observa si eso es bueno, redituable, si deja dinero, si se es exitoso en el desempeño de esa carrera.

TAMBIÉN PIENSA EN LOS MEDIOS ECONÓMICOS PARA SUFRAGAR UNA CARRERA. AL IGUAL QUE LOS PADRES CUANDO EXTERIORIZAN un consejo vocacional, casi siempre lo hacen bajo la subjetiva condición de su propia solvencia. El resultado suele ser desastroso, lamentable, pero en cierta forma predecible: ¿A qué panorama real del entorno del joven me refiero? El razonamiento lógico nos lleva a pensar en los paradigmas que constituyen, digamos, una única verdadera y espontánea orientación vocacional profesional. Lo real es que el muchacho, el joven, está rodeado de mediocridad como cosa superlativa. Tercermundismo y subempleo son el marco obligado de referencia. Cómo es que un adolescente va a aspirar a otra cosa que no sea —y los menciono sin pretender dar a estos oficios una connotación denigrante, de infamia o de vilipendio, sino como ejemplos—, vendedor ambulante, músico o cantante de autobús, taxista, barrendero, lanchero, boxeador, mesero de hotel, cantinero, peón, guía de turista callejero, chapero, empleado de mostrador, “encueractriz”, peluquero, “talachero”, bolero, “cerillo” (empleado sin sueldo y explotado en las tiendas de autoservicio), “canastero”, chalán, lava carros, voceador, pintor, sexo servidor, deportista de barriada, mecánico chapucero y embustero, plomero ídem, cacique o “líder de guayabera”, político; actividades —estas— de las que se ocupan grandes núcleos de población. Agregaría que tienen una gran difusión en todos los medios y que por lo tanto marcan una fijación en el subconsciente del adolescente, para querer ser. Lástima que haya explotadoras “escuelitas” que contribuyen a eso.

LA VOCACIÓN IMPLICA LA IDEA DE LLAMAMIENTO. DIFIEREN NOTABLE Y CASI RADICALMENTE LAS ACEPCIONES QUE SE le dan a dicho término, según se refieran a la elección de estado, de profesión (o de carrera). La vocación profesional puede entenderse como una inclinación o deseo permanente y vehemente de dar satisfacción a una aptitud mediante su ejercicio en el trabajo; es pues, una aptitud dinámica cuyo ejercicio se hace necesario. La ausencia de la aptitud puede convertir a la vocación en una mera afición, inclinación o interés. Según estos términos, la vocación importa la síntesis eminente de las dos condiciones fundamentales de la idoneidad, del talento, de la habilidad, de la competitividad para una determinada actividad: la afición a ella y la capacitación o complejo de capacidad y preparación. La vocación involucra tres aspectos: aptitud, capacidad e interés. Se concibe que la aptitud, en un sentido dinámico, produzca interés y que, como consecuencia de la repetición, se facilite la capacitación misma. De ahí que no siempre sea indicio de vocación. La capacitación implica, además de mayor facilidad o disposición, un cúmulo suficiente de conocimientos teóricos y de habilidades prácticas. Los intereses pueden ser específicamente análogos a los de la profesión misma o genéricamente afines, referidos no a la actividad propia, sino a un círculo de conocimientos y prácticas no específicamente semejantes.

LAS GENTES CARECEN DE VOCACIÓN PROFESIONAL, SI COMO TAL SE ENTIENDE ALGO DISTINTO DE LA AFICIÓN Y DE LA APTITUD. La mayoría de las profesiones no exige otra cosa, y aún las hay en que la aptitud no se valora o no se toma en cuenta. Esto se advierte cuando se ofrece un empleo a quienes carecen de capacidad para desempeñar profesiones más elevadas. En la mayoría de los oficios importa tanto el exceso como la incipiencia de capacidad. Si existiera alguna obligación de ejercer un oficio para el que se tuviera particular aptitud o inclinación, debería haber suficientes colocaciones para todos en el mercado de trabajo. La Psicología define a la vocación como una inclinación y predisposición para una carrera que exige condiciones especiales o para una profesión que requiere determinadas aptitudes. ¿Ha tomado en cuenta su aptitud, su capacidad y su interés hacia una profesión? Eso evitará que usted sea en el futuro un profesionista fracasado. FIN.

Comparte con tus amigos










Submit