Otro gobierno, un nuevo rumbo

Otro gobierno, un nuevo rumbo

Comparte con tus amigos










Submit

Todavía no se resuelve un problema cuando ya se avecina el siguiente. Pareciera que se reinventara cada inicio de sexenio al país o que los primeros años fueran de aprendizaje acelerado.

No existe la voluntad política por planear a largo plazo el desarrollo del país.

Primero fue lo de la Guardia Nacional, luego lo del salario de los ministros de la SCJN y lo de Culiacán posteriormente.

Sin embargo, la salud debe ser gratuita para sectores de la población que no cotizan o no les descuentan de su salario: los excluidos del IMSS o del ISSSTE.

La experiencia de la SSA en esta materia con el Seguro Popular debió continuar y rescatar sus bondades como el de la póliza, porque esa base de datos evitaba que quien tenía ISSSTE o IMSS automáticamente el sistema de la SSA lo diera de baja.

Ahora, con solo presentar una credencial es suficiente para ser atendido en algún centro de salud, clínica u hospital. No se previó la saturación o la demanda de servicio que tendría, como tampoco se pensó en la contratación de pipas para transportar gasolina cuando fueron cerrados los ductos por huachicoleo, lo que ocasionó aumento en el precio de algunos productos, como alimentos, y molestia a la hora de hacer largas filas para cargar combustible en algunos lugares.

Así como no se previó nada en la entrega de fertilizante en Guerrero, donde los mismos representantes del partido en el poder federal no lograban ponerse de acuerdo en la estrategia de reparto.

Faltan liderazgos sólidos, solo hay uno, pero no se notan cabezas visibles en el sector salud, en educación o en energía, expertos que resuelvan problemas, no que los compliquen. Ahora se entienden las renuncias o el conflicto diplomático con Bolivia.

Pareciera que apenas se está conociendo la realidad del país. Los expertos y académicos guardan silencio. Quizá porque desconocen el rumbo o hacia dónde vamos. No hay prioridades: lo mismo se quiere hacer un Tren Maya que un aeropuerto.

Pero curiosamente atrasan pagos de becas o a sectores vulnerables. Y por eso se argumenta que se construirán bancos del bienestar, como si la banca en el país fuera ineficiente o no hiciera bien su trabajo.

Por lo visto, años de experiencia, estrategias, diagnósticos, estudios académicos, políticas públicas e infraestructura no son tomados en cuenta o han perdido su valor.

Comparte con tus amigos










Submit