Palos de ciego de AMLO

Palos de ciego de AMLO

Comparte con tus amigos










Submit

A VER, A VER… Carlos Urzúa, quien le renunció al presidente López Obrador, al cargo de secretario de Hacienda y Crédito Público, cuando se dio cuenta que el tabasqueño no entiende que no entiende, ha sido muy puntual ahora en sus análisis como especialista en materia económica y financiera.

En uno de sus más recientes comentarios a la opinión pública se fue hasta la cocina al decir: “… el Gobierno federal está, desde hace varias semanas, más que pasmado. Se quedó literalmente agarrotado: no tiene idea de qué hacer ante la crisis económica; apenas atina a dar palos de ciego a diestra y siniestra…”.

Cobran mayor relevancia sus señalamientos porque no solo conoce el diagnóstico del paciente que se encuentra en el quirófano, sino también sabe manejar el bisturí para realizar con precisión la intervención quirúrgica.

Empero, Andrés Manuel, al parecer sigue con los ojos en blanco sobre “la madre tierra”, deshojando la margarita para escuchar algún consejo. Pero como dijo el comandante Moisés, del EZLN, si “la madre tierra” hablara, ya lo hubiera mandado de regreso a su rancho, en Tabasco.

El caso es que Andrés Manuel está pasmado en encontrar “chichis a las víboras” y enseñar a cantar a las chachalacas de su pueblo. Las consecuencias están a la vista.

La pandemia del COVID-19 simplemente atacó a un país con un tumor canceroso generado por la 4T. ¡Imagínense! Aquí hemos dado seguimiento a varios temas de la “cuatroté” y algunos lectores nos handicho “no exageres”… pero nos quedamos cortos.

Carlos Urzúa señala que ante la cerrazón de Andrés Manuel, en pocas semanas habrán quebrado centenares de miles de empresas en el país, quedándose sin empleo alrededor de un millón y medio de trabajadores.

A ello, hay que añadir el colapso de Petróleos Mexicanos, así como la caída de los precios del crudo, temas a los que AMLO se negó a aceptar debido a su ceguera marxista-leninista.

Su odio contra el capital privado y su capricho por canalizar grandes partidas presupuestarias a la paraestatal Pemex, y seguir con la refinería de Dos Bocas, pese a voces en contra de expertos en la materia, provocará un gran socavón en las finanzas públicas que profundizará la quiebra del país. A estas alturas hay muchos, incluyendo algunos de sus amigos que le gritan “detente AMLO”, rectifica el rumbo, estás llevando al país al precipicio.

Es el caso del senador de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, quien ayudó hasta el límite con recursos económicos, humanos y asesoría política-electoral a Andrés Manuel, en las dos campañas presidenciales de 2006 y 2012, principalmente, al igual que Carlos Urzúa, observa que el tabasqueño “sí es un peligro para México”.

Dante Delgado, en una carta lapidaria del pasado 7 de abril del año en curso, le dice a Andrés Manuel: “Aún es tiempo de que adviertas que llevas al país al precipicio, que rectifiques y tomes las decisiones que se esperan de un presidente sensato y responsable”.

“El plan de rescate económico no es un plan y no es rescate, y si de algo sirve la reflexión, es evidente que las grandes empresas transnacionales podrán cambiar el destino de sus inversiones; los más ricos podrán sacar, con un clic, sus millones de dólares a mercados seguros.

¿Pero los micro, pequeños y medianos empresarios, que generan tres de cada cuatro empleos, qué podrán hacer? ¿Cómo van a sobrevivir? ¿En qué les ayuda tu plan? ¿Con qué ingresos fiscales se podrá apoyar a los pobres del país si cae de manera dramática el PIB nacional, por falta de producción y de consumo?”, dice.

En otro señalamiento, el senador de Movimiento Ciudadano (MC) le hunde el dedo en la llaga: “Hidalgo, Juárez, Madero y Cárdenas no trabajaron ni lucharon para ser héroes de México, sus resultados y congruencia de vida los convirtieron en ello.

No insistas, con pérdida de tiempo, en remarcar que eres un presidente diferente, te convoco a que lo seas. Para serlo tienes que ser presidente de México, de todos los mexicanos.

Deberás ejercer el poder incluyente, el poder para construir no para destruir, el poder para ser líder y el estadista que nuestro pueblo espera que seas y México requiere”. Y remata: “Andrés, en una crisis como esta, que está afectando a todo el mundo, la negación, la terquedad y la omisión se convierten en tragedia, en dolor, en miedo y en pérdida de vidas. México no está preparado y no se está preparando para enfrentar de manera responsable una crisis en la que lo peor está por venir”.

AMLO, sin embargo, no ha tenido tiempo para contestarle a quien lo ayudó a llegar a la Presidencia de la República, menos para un plan de salvación nacional como lo proponen todos los sectores productivos del país.

Pero sí, se ha dado tiempo para ir a Sinaloa a saludar de mano a la mamá del Chapo Guzmán; armar un escándalo por una nota periodística de TV Azteca, y seguir con sus conferencias mañaneras de propaganda oficial, donde todos los días se tira al suelo para ser levantado por sus chairos, ¡“pobrecito”!… Vaya, vaya, vaya. (unomasmega@gmail.com)

Comparte con tus amigos










Submit