Pan y circo

Pan y circo

Comparte con tus amigos










Submit

¡Odioso el circo de Palacio Nacional! ¿Y el pan?… Sólo hay circo, sólo hay cuentas alegres y los números del presidente, porque los números de la realidad están ausentes. El hartazgo de la publicidad gubernamental por el primer desinforme es monumental. Se cree que la presidencia de la república se gastará este año en la publicidad del circo de Palacio entre 25 y 30 mil millones de pesos. Los spots son francamente despreciables. AMLO salió mas gallinas que los priistas y panistas que solían cacarear de vez en cuando “sus logros”. Esté presidente cacarea todo en las mañaneras que se han convertido en un auténtico circo en el que impera el arte del engaño.

Nada habla AMLO sobre el México macabro porque no le encuentra la cuadratura al círculo. El ejército mexicano sigue siendo humillado porque el presidente entiende mal el estado de derecho y la aplicación de la ley ¿dé que le sirvieron estudiar como fósil en la UNAM durante 14 años derecho? o ¿estudiaría derechueco?… que, según él, al pueblo no se le debe reprimir, aunque sean narcotraficantes. ¿Quién acaso le ha pedido que reprima? ¡Solo debe aplicar la ley! Porque de nada nos sirve tener a una Guardia Nacional, las policías y al ejército desarmados, cuando sabido es que enfrentan todos los días a desalmados.

El gobernador de Michoacán, el perredista Silvano Aureoles tiene razón cuando acusa al gobierno de López Obrador de premiar a los delincuentes y permitir el ultraje a la dignidad de nuestros soldados y le exige al ciudadano presidente, que dé marcha atrás en su demencial orden de que las Fuerzas Armadas permanezcan pacificas ante los embates del crimen organizado.

El presidente siempre entiende mal. Es más ya no sabe reconocer entre ciudadanos comunes y valientes, sí esos que se ganan el pan con el sudor de su frente y no, con las balas y la violencia, porque para él todos somos pueblo, aunque algunos sean fifís o narcotraficantes. ¿Cuál es el resultado de esa temeraria confusión?… El resultado es ingobernabilidad porque cualquier hijo de vecino se puede dar el lujo de desafiar al gobierno, matar a quien sea o violar las leyes al derecho y al revés, a sabiendas de que hay un presidente blandengue que no distingue la aplicación del Estado de derecho a quienes violenten el orden público. Todo eso se traduce en vació de poder, por no poder e ingobernabilidad.

Tampoco el señor presidente nos habla en sus cuentas alegres de la cancelación del Aeropuerto de Texcoco que nos costó a usted y a mí alrededor de 200 mil millones de pesos y menos nos dice la realidad de una economía que está en cero, es decir, que no crece y por el contrario toma chiquitolina. Pero el presidente confunde crecimiento del PIB, con el desarrollo. Yo creo que más que confundir, se trata de una perversa estrategia de simulación y de mentira. Eso sí, nos acatarra con el cuento de haber renunciado a que lo cuidarán 8 mil miembros del Estado Mayor Presidencial y hasta que según él vendió el avión que rentaba Enrique Peña Nieto y que les cortó la pachocha a los expresidentes de la república y que en suma, México vive la era de pejelandia, solo que el avión presidencial se pudre en un deshuesadero en el desierto de California y no se ha vendido, ni se venderá porque Peña Nieto lo adquirió como renta y con opción a compra en los próximos 15 años. Así que cómo puede vender algo AMLO, que no es suyo ¿Se imagina usted la millonaria demanda a la que se haría acreedor el pueblo de México por vender un avión, que no es de la nación?… Pero el circo de Palacio Nacional sin pan lo tenemos hasta en la sopa.

Comparte con tus amigos










Submit