Política y ley

Política y ley

Comparte con tus amigos










Submit

Uno de los renglones que cuidaron demasiado los gobiernos anteriores era evitar violar lo que estaba escrito en las leyes. Eran mañosos, y si quieren hasta corruptos; pero todo dentro de lo que estaba estipulado en la ley. Para que todo lo anterior sucediera es que estábamos en dos periodos: partido único, y, después partido hegemónico. La frase acuñada fue “lo que no está en las leyes, está permitido” y, pues abusaron. No existían los contrapesos. El inicio de la democracia en México es en 1977, cuando era secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, en el sexenio de José López Portillo. Este año indica que el país ha llegado al pluripartidismo y se reconoce a la izquierda como opción política.

Para llegar a esta decisión pluri, tuvo que pasar de partido único a hegemónico. Partido único porque en 1976 el PRI no tuvo oposición. El PAN no postuló candidato por diferencias internas y el Partido Comunista, en ese tiempo proscrito, de nada valió el millón de votos a favor de Valentín Campa. A nivel mundial se develó que en México se vivía una dictadura. Se tenía que ofrecer otra imagen mundial de país plural porque inversionistas internacionales se iban a alejar. La división interna en el PRI estaba dibujada. La verdad a todo pasado la historia es sencilla. Once años después se observa la ruptura priista. Por un lado, Carlos Salinas de Gortari, y por el otro, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. Se agandalla el primero y hasta quema la evidencia electoral de su derrota. Entonces no existía un árbitro.

Utiliza al Ejército para legitimarse y aplastar a sus detractores y opositores de su propio partido. La Quina y Salvador Barragán, líderes petroleros. Se abusó del Ejército, pero está dentro de la ley. El PAN gana gubernaturas; luego lo haría la izquierda con el PRD. El PAN desde entonces es la segunda fuerza electoral. Gana la presidencia en el 2000. El PRI lo reconoce. Surgen instituciones autómomas, lo que se conoce como contrapesos políticos. El IFE, luego INE, se va fortaleciendo. En una democracia se pierde o se gana. Y, es en 2018 que gana la presidencia “la izquierda”. Todos los actores políticos lo reconocen, porque se cumple con la ley.

Quien hoy se encuentra en el poder trata de ejercerlo y para ello intenta eliminar a instituciones que hacen contrapeso político. Sin embargo, de manera paralela desea que retornemos a etapas de partido único, ni siquiera hegemónico. En aquella época hubo abusos. Una de ellas es que se daba por sentado una sola verdad; la del presidente. La otra verdad educativa en los libros de texto. El contexto actual ya se refleja en el uso de la nueva tecnología; es decir, ya se vive la pluralidad informativa. La nueva ley, indica, por ejemplo, que ningún partido puede obtener la mayoría calificada; es decir, dos terceras partes en el Poder Legislativo, porque sería un retroceso a la pluralidad. Políticamente, quien se encuentra en el poder presidencial, desea un retorno al pasado autoritario. Es su deseo, falta lo que digan los electores.

Comparte con tus amigos










Submit