Pone Nuria Diosdado el nado artístico en pausa

Pone Nuria Diosdado el nado artístico en pausa

Comparte con tus amigos










Submit

Nuria Diosdado vivió en Tokio 2020 sus terceros Juegos Olímpicos.


La máxima ondina mexicana, Nuria Diosdado, no tomará por el momento una decisión definitiva sobre un posible retiro del alto rendimiento y por ahora quiere enfocarse en los próximos meses a sus planes personales, donde destacan los estudios y su vida fuera de las albercas.

Luego de competir en sus terceros Juegos Olímpicos en Tokio 2020, Diosdado se tomará el tiempo para saber si pone final a su carrera deportiva en la natación artística, disciplina que con sus actuaciones logró posicionar a México a nivel internacional en la última década.

“No sé si fueron mis últimos Juegos Olímpicos, me despedí de Tokio como si lo fueran, no sé si haya un París 2024. Lo mismo hice en Río 2016 al despedirme del escenario, pensé que no estaría en Tokio porque lo veía muy lejos, sin embargo, estuve en Tokio. Me gustaría ver una vida profesional mía fuera del agua y poderme desempeñar en los cambios que vienen en mi relación”, compartió en entrevista la ondina mexicana.

“No me quiero cerrar, cuando no tengo clara la decisión. Tengo que platicar con mi equipo de trabajo, con mis entrenadoras, ver qué es lo que les gustaría. Si es por seguir nadando y ganas de hacerlo podría seguir haciéndolo 10 o 15 años más porque mis ganas siguen siendo las mismas, cada vez disfruto más. Cada vez le pierdo el miedo a competir, me vi en Tokio como una atleta que se conoce”.

Nuria hizo una pausa en su carrera como estudiante por Tokio 2020 y retomará la maestría en consultoría e imagen pública, donde cursó hasta el quinto trimestre, de seis.

“Me gustaría poder desarrollarla dentro de la imagen pública deportiva, viene mi boda religiosa en México, siempre soñé con casarme, mi mente está en descansar y darle importancia a esos temas que también son importantes”, comentó.

Haber esperando 1 año y cuatro meses para competir en Tokio 2020 tras la postergación le cambió a Nuria su propia escala de valores y de lo que prioriza actualmente en su vida.

“Soy consciente de lo que tengo, de la salud y de lo que es verdaderamente importante en mi vida: gozar y sonreír. Tengo grandes sueños por delante, por un lado también miedo de cuándo se va a dar este retiro y qué va a venir para Nuria, pero también emoción porque soy una persona capaz de hacer muchas cosas”, puntualizó. (Agencias)

Comparte con tus amigos










Submit