Ponzoñoso presidencialismo

Ponzoñoso presidencialismo

Comparte con tus amigos










Submit

Están por cumplirse para el 2024, dos siglos del nacimiento de la República Mexicana y con ello el surgimiento de un ponzoñoso presidencialismo concentrador del poder, que ha dado como resultado un México con estados pobres y estados ricos. En todos los círculos sociales del país, sabido es que en México nada se mueve sin la voluntad del presidente de la República; él quita y pone a su antojo, esté bien o esté mal, lo importante es que se imponga el ponzoñoso presidencialismo. Después de la fallida monarquía de Agustín de Iturbide y Arámburu, la figura política del ponzoñoso presidencialismo haría que la nación azteca se viera inmersa en épocas de caudillos que van desde el llamado quince unas, Antonio López de Santa Anna Pérez de Lebrón, hasta el llamado presidente caballero, Manuel Ávila Camacho, con el cual se pondría fin a la era de los presidentes generalotes.

Sin embargo, la concentración del poder también alcanza las presidencias de Benito Juárez y especialmente la de Porfirio Díaz. Ambos hacían lo que querían nombrando a los integrantes de los poderes Legislativo y Judicial, a la mayoría de los gobernadores y secretarios de Estado, prácticamente todos los presidentes de México, incluyendo en la era priista han buscado engullir, sí, tragarse al resto de los poderes, pasando por los llamados organismos autónomos actuales para que solamente sus chicharrones truenen desde la silla presidencial, como lo hace Andrés Manuel López Obrador, quien hace valer a rajatabla su rampante populismo con la tiránica mentira de que en México manda el pueblo, es decir, lo que los clásicos llaman la vox populi, que quiere decir “la voz de Dios” y para él la supuesta voz de Dios está en el infame método antidemocrático, inventado por él, las encuestas para la gobernanza y elección de candidaturas de Morena.

¿Quién paga esas encuestas, que ni usted ni yo conocemos? Si las paga Morena y el presidente de la República, es lógico que salgan a favor, acuérdese usted que, “el que paga manda”. No, nadie más que AMLO está detrás de la candidatura de Félix Salgado Macedonio, pero ¿Cuál es la razón por la cual AMLO y su partido se empeñan en mantener una candidatura que echará abajo el TEPJF o los electores del estado de Guerrero? ¿En qué consiste el pacto secreto entre Félix Salgado y AMLO? ¿Será un pacto que incluye la protección a las mafias guerrerenses y no de las grandes oligarquías, como ha ocurrido históricamente…? Lo sabremos pronto. Ni lo dude de que la CIA o la DEA gringa lo revelen próximamente.

Comparte con tus amigos










Submit