Por la violencia, pueblos de Zirándaro se están quedando sin población

Por la violencia, pueblos de Zirándaro se están quedando sin población

Comparte con tus amigos










Submit

GUERRERO.- Unos 10 mil habitantes de Zirándaro de los Chávez han emigrado a consecuencia de la violencia y la pobreza en los últimos quince años de este municipio de la región de la Tierra Caliente, informó el alcalde de ese municipio, Gregorio Portillo Mendoza, y urgió la intervención de las autoridades federales y estatales para garantizar la seguridad y la paz a la población.

Señaló que de acuerdo a los datos con los que cuenta, en los últimos 10 o 15 años unos 10 mil habitantes de Zirándaro han abandonado sus hogares y emigrado a otros lugares de la entidad y del país, en búsqueda de tranquilidad.

Dijo que tan sólo en la cabecera municipal han emigrado el 25 por ciento de la población. “Es una situación difícil que se ha ido acentuando con el paso de los años, y ahora esta crisis que estamos viviendo pone de nueva cuenta en predicamento a cientos de familias”.

El alcalde de Morena señaló que arriba del 50 por ciento de la población ha abandonado las comunidades más grandes de Zirándaro como Alita, Ziriquicho, Aratichanguio, Guayameo, San Rafael, La Calera y La Parota, entre otras que se están quedando sin habitantes.

En la última crisis de inseguridad que inició el pasado 10 de noviembre, hay desplazados de 40 comunidades y al menos mil personas viviendo de manera temporal en la cabecera municipal, donde sólo hay 2 mil despensas que entregó el gobierno del estado y que resultan insuficientes, añadió.

Zirándaro tiene 421 comunidades, para las que el gobierno federal y estatal dispusieron de centenar de efectivos, pero que resultan insuficientes para dar atención a toda la población del municipio, indicó.

“Es incalculable el número de población desplazada; no tenemos acceso a las comunidades como autoridad municipal y el último conteo que tenemos es de mil 500 desplazados, pero hay nuevas comunidades que no estaban contempladas como Santa Teresa, Los Cimientos, El Coahuilote, Las Salinas, que se están saliendo de sus comunidades”, refirió.

El edil afirmó que el temor de la población no estriba en la confrontación a balazos entre los grupos delincuenciales. “Lo que más temen es que llegan a sus comunidades y se llevan a los jóvenes, los reclutan a la fuerza y se los llevan  y los meten en actividades ilícitas por la fuerza”, sostuvo.

Portillo Mendoza admitió que desde abril dejó de asistir a las reuniones semanales de seguridad que se realizan en el 34 Batallón de Infantería de Ciudad Altamirano, y justificó: “asistimos a todas las reuniones que se convocaron hasta abril, y dejamos de asistir, porque nunca se habló de seguridad; es inviable asistir a reuniones en donde sólo se trataba el tema de los Servidores de la Nación; se debe abordar el tema desde todas las aristas que implican y las autoridades que tenemos la responsabilidad lo evitan”.

Se quejó de que a un mes de este conflicto, ninguno de los 9 alcaldes de esa región calentana se haya pronunciado sobre el tema. “Nadie se solidariza con los alcaldes; nadie dice esta boca es mía, y bueno, por eso hemos decidido regresar a las mesas de Seguridad en el 34 Batallón en Altamirano, para proponer cosas, y esperemos que ahora sí se nos haga caso”, señaló. IRZA

Comparte con tus amigos










Submit