Posterior a la pandemia

Posterior a la pandemia

Comparte con tus amigos










Submit

La pandemia mostró a una población que debido a la necesidad financiera no pudo quedarse todo el tiempo en casa, tenía que salir a trabajar por necesidad, lo que provocó que aumentara el número de contagios y la cantidad de muertes fuera mayor a la prevista por los especialistas.

Por fortuna, la vacuna está ayudando a los sectores más vulnerables que ahora al menos tienen una defensa ante el flagelo que ha lastimado y ha dejado luto en miles de hogares. Sin embargo, estamos ante una era postpandemia.

Lo que sigue es que desde el gobierno se incentive la economía y se acelere el crecimiento local, se estimule el comercio y se comience a mover a la población, y exista flujo de capital, independientemente de los apoyos adicionales que puedan promoverse.

Incentivar la economía no es tarea sencilla, pero es impostergable debido a que tenemos a una población golpeada y lastimada por los estragos o daños colaterales que está dejando como saldo negocios cerrados o aprender a sobrevivir con poco, porque el dinero escasea.

Urge un plan que permita a los ciudadanos mejorar sus condiciones de vida. Así como se tuvieron recursos para atender una pandemia, se deben buscar los mecanismos para incentivar la economía.

Los datos de los especialistas no son nada halagadores, cuando señalan que tardaremos una década en recuperarnos. Para ese entonces tendremos ya otra emergencia sanitaria. Por lo que se hace necesaria una reactivación económica.

Estimular la producción, fomentar el desarrollo, apoyar a los sectores vulnerables, pero también a los que generan empleo, tienen que convertirse en prioridad.

Y aunque el gobierno no resuelve todo, al menos genera las condiciones para que la economía crezca, para que haya flujo de capital, para que aumenten los salarios o haya estímulos a los trabajadores, para que se reactive la economía, para que haya producción de alimentos, para que la política pública sea canalizada y todos los bolsillos comiencen a recuperarse.

El haber estado encerrados por más de un año, ha sido estresante, por lo que muchos optaron por salir de sus casas y arriesgarse, contagiando a sus seres queridos, pero ese es un daño colateral al que todos a diario estamos expuestos.

Por lo pronto urge la reactivación de la economía, porque la pandemia demostró que al final cada ciudadano respondió ante la adversidad como quiso o como pudo y de manera independiente a la política pública implementada por el sector salud.

Comparte con tus amigos










Submit