Precaución con los bitcoins

Precaución con los bitcoins

Comparte con tus amigos










Submit

Que bate récords y sube como la espuma del champán, me refiero al bitcoin, la criptodivisa que hace sudar las manos a muchos ahorradores deseosos de maximizar su dinero.

¿Se está cocinando un fraude de futuro inmediato? ¿Habrá también una burbuja? ¿Pueda darse un crack virtual? La gente de a pie escucha rumores se entera un poco por lo que los entusiastas jóvenes de la familia van platicando de acuerdo con sus nociones pueriles.

Para obtener las respuestas más certeras posibles consulté a un par de reconocidos ases en la materia: Mario Durán, jefe de Equipo de Aspain, grupo de asesores financieros registrado ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) aquí en España; y Jaime Sánchez, trader independiente y analista en la consultora Blockchain.

¿Qué fija el valor de un bitcoin? Durán explicó que el valor se da principalmente por la utilidad y popularidad que posea en cada momento. A medida que más instituciones vayan aceptándolo como medio de pago, y mayor confianza depositen las personas, su valor seguirá incrementándose”.

El bitcoin, destacó el trader de Aspain, ha aumentado de manera espectacular desde su lanzamiento en enero de 2009 por valor de cero dólares hasta alcanzar un valor de 4 mil 319.61 dólares a comienzos de septiembre.

Respecto de si es la única criptomoneda o hay más, Durán recordó que si bien el bitcoin es la más conocida y con mayor valor con respecto al dólar, existen otras criptomonedas surgidas posteriormente y que incorporan nuevos algoritmos y nuevas características, como es el caso del Ethereum que es la segundacriptomoneda con mayor capitalización después del bitcoin y cuyo valor subió notablemente: De un valor de 15.86 dólares a principios de febrero, hasta alcanzar los 387.29 dólares registrados el pasado 1 de agosto.

“Hay más de 800 criptodivisas pero las principales que se encuentran cotizando y en las que cualquier inversor puede invertir figuran el Bitcoin Cash, Ripple, Litecoin, NEM, Dash, IOTA, Monero, Ethereum Classic”.

El Blockchain es la tecnología detrás y no hay una sola patente, hecho que aclaró Durán: “Desde su creación ambos se han mantenido en código abierto, es decir, cualquier modificación que se haga sobre la tecnología de Blockchain o bitcoin puede ser registrada como patente, de hecho, las solicitudes de patentes en los primeros siete meses de este año se han duplicado”.

Estas solicitudes, añadió Durán, provienen principalmente de Estados Unidos, el Bank of America tramitó 20 patentes sobre el Blockchain a la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (USPTO) y Goldman Sachs solicitó otra sobre el desarrollado de SETLcoin. También JPMorgan Chase pidió una patente sobre su propia criptomoneda (web cash), pero fue rechazada por la USPTO.

A COLACIÓN

Al no tener ninguna autoridad monetaria detrás de respaldo ni Banco Central, ¿de dónde viene la fiabilidad para creer que esto no será un fraude masivo ¿Si algo falla a quién le reclama el usuario? Durán subrayó que es matemáticamente infranqueable, según sus palabras: “Nadie puede modificar su código de seguridad aunque sí pueden añadirse novedades en el sistema de seguridad con mejoras en los cifrados que lo hagan más rápido, más seguro y más viable. Presenta un sistema criptográfico aleatorio que impide que alguien pueda hackear una transacción”.

Aunque Bitcoin carece de regulación por sí misma, en caso de fallo o error en una transacción, apuntó el jefe de Aspain, la solución sería encontrar la manera de ponerse en contacto con un minero involucrado en la transacción y que pudiera devolverla.

Por su parte, Jaime Sánchez, refirió “que esa la pregunta que mucha gente me hace”. El especialista destacó que para entender las criptomonedas debemos pensar fuera de la caja, debemos abstraernos un poco para pensar que no es necesaria la supervisión de un tercero. “La fiabilidad la marca la criptografía y las matemáticas”.

Una criptomoneda, enfatizó el experto de la consultora Blockchain, es “valor” y “cálculo” de ahí su nombre. Un algoritmo vela por la seguridad de la red, y los usuarios que la componen forman esa red añadiendo potencia de cómputo y por lo tanto seguridad. Sobre uno mismo recae todo el derecho y deber de la red.

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales. @claudialunapale

Comparte con tus amigos










Submit