Presidente y gobernador

Presidente y gobernador

Comparte con tus amigos










Submit

En un sistema presidencialista es sacrilegio contradecir al gobernante en la escala superior. Casi es la muerte política y convertirse en un político sin mayores recursos, solo los necesarios.

Así los gobernadores evitan reñir con el presidente. Los presidentes municipales soslayan una lid con el gobernador.

El caso más reciente de enfrentamiento entre gobernador y presidente fue el de Chihuahua, donde gobierna un panista de nombre Javier Corral.

La diferencia no fue menor. El gobierno estatal detuvo a Alejandro Gutiérrez, ex secretario general adjunto del comité nacional del partido tricolor, por supuesto fraude.

En respuesta la Secretaría de Hacienda retuvo una partida especial.

Corral se fue a un amparo porque tenía el convenio firmado de promesa de entrega de recursos. Ganó el gobernador. Pero pasó las de Caín.

También la política es de palabra. En donde se realiza un alto honor a lo que se dice y se acuerda. No hay documento de por medio, pues se empeña la expresión.

Las muestras de apoyo es la única manera de ir confirmando el cumplimiento al dicho entre actores políticos.

En este nivel percibí que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, y, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, habían llegado a acuerdos políticos. No se quedó en el respeto institucional y partidario, sino que existía una colaboración estrecha.

El tema del fertilizante es un signo de esa asistencia mutua. Astudillo anunció con anticipación sobre el problema de distribución del insumo. Y, el término de la prórroga del reparto dijo que el presidente estaba ayudando con más fertilizante.

El dilema persiste pero en las formas políticas hubo respeto.

El retiro de Astudillo frente al poder ejecutivo se realiza diplomáticamente. Y argumentó su distanciamiento. Guerrero no está contemplado en los grandes proyectos de inversión y le retiran recursos que podrían detonar el turismo al cancelar los programas de apoyo a zonas económicas especiales.

En el fondo, interpreto, el gobernador se refiere a que el presidente compromete su palabra y luego cambia de posición. Y, deduzco, lo mismo sucede con los inversionistas extranjeros. Esa ambivalencia crea incertidumbre.

Comparte con tus amigos










Submit