Préstamo en dólares

Préstamo en dólares

Comparte con tus amigos










Submit

Los adinerados, creo que todo mundo lo sabe, no son hermanitas de la caridad. Quien presta dinero a rédito o a crédito sabe que ya está trabajando su dinero. Va a recibir ganancia o intereses. En esos empréstitos se firman documentos. En un evento cotidiano de prestado rubrican, por lo menos, un pagaré. Se supone que allí solo se llenan espacios en blanco. Los agiotistas, dadas las circunstancias de apuro del solicitante, en ocasiones deja vacío espacio de porcentaje de intereses. Cuando se acude a juicio resulta que el interés verbal sufre una modificación a favor del prestador.

En préstamos a gobiernos no ocurre esta situación porque se parte de la idea que negocian personas con experiencia y formados en esas lides. En lo que sí coinciden prestadores de dinero es en observar garantías de pago, de una u otra manera. El préstamo a México es deuda. Que no quepa ninguna duda. Políticamente el gobierno mexicano, ante sus adversarios, pone en duda su palabra porque “en todo momento manifestó no solicitar un préstamo”, para evitar endeudamiento. Muchos de sus simpatizantes también perciben que una bandera de lucha se ha caído. “Nos engañó”, concluyen.

En estos momentos es casi imposible cuantificar la pérdida de simpatía entre seguidores del presidente. Esto lo veremos con mayor claridad cuando culmine el periodo de “cuarentena”. Por el momento construyó humo con el tema BOA. Era evidente que el gobierno mexicano necesitaba dinero para reactivar la economía. No lo había adquirido de empresarios mexicanos. Es más, estos dineros se estaban yendo del país. Aquí entra la garantía de quien presta. Ya se anunció que el recurso no va a parar para la pandemia, porque esto no reactiva la economía. Por muy necesario que sea para salvar vidas. Tampoco se dirige a proyectos asistenciales, porque tampoco genera riqueza.

El dinero se va a la construcción de carreteras, por supuesto de cobro. Se desprende que a sus proyectos (refinería Dos Bocas, Tren Maya) porque van a generar ingresos, tanto para el gobierno como para los prestadores del dinero. Como en periodos anteriores, el mayor ingreso se irá al pago del préstamo. La otra lectura es que con este préstamo se abre la puerta para que lleguen otros inversionistas extranjeros. Es decir, se termina la idea de que México es para los mexicanos, según el discurso del presidente, y regresamos a que los recursos naturales de este país serán, de nueva cuenta, para el inversionista extranjero.

Comparte con tus amigos










Submit