Punto de vista

Punto de vista

Comparte con tus amigos










Submit

LOS PADRES –LA INMENSA MAYORÍA—, ESTÁN SIEMPRE, VOY A DECIR PREOCUPADOS, POR HACER QUE LOS HIJOS TENGAN LA información suficiente para un adecuado desarrollo en la vida personal de los dependientes; es decir, vigilan que no tropiecen con obstáculos que pudieran ocasionarles, algún exabrupto inconveniente e inesperado. En cualquier circunstancia, se evita que caigan en dificultades que pudieran ser insalvables, molestas, desagradables y peligrosas. No se permitirán que caminen rumbo a un precipicio. Tras una advertencia, no se podrá decirles, esa frase que a muchos les parece normal en: “¡se los dije!”, con insinuaciones de castigo. Los padres de hijos pequeños, —aun (hasta) mayores, que no hayan tenido pleno desarrollo o evolución física y mental—, quiero decir con la potestad suficiente para obrar por reflexión y elección; en estos casos, los padres imponen un criterio, un lineamiento que se tiene que cumplir. Se dan órdenes, considerando la lógica de que nadie juicioso, se tira a un precipicio. NO SE PONE A CONSIDERACIÓN DEL MUCHACHO, UNA ORDEN DADA POR EL JUEZ. SE CUMPLE SI SE QUIERE. ESTO LO PONGO EN parangón con lo que algunos creyentes religiosos, hablan de que Dios les da a los feligreses y congregados en los templos, un supuesto “libre albedrío” que no puede considerarse en los padres con relación a los hijos. Porque un Dios no tiene que poner a consideración sus órdenes, sino que deben cumplirse por su mandato supremo. Nada de que “se los dije”. Es hágase y se tiene que hacer. Empero, ya vemos cómo la grey y las congregaciones de creyentes y fieles, justifican o pretenden hacerlo con eso de que si hay algo divino —o en ámbito religioso—que no se cumpla, es porque se les fue otorgado un “libre albedrío” que, lógicamente contradice y pone en entredicho la omnisciencia, omnipotencia y conocimiento de todas las cosas, como atributo exclusivo de Dios.

DESDE LUEGO QUE QUIENES, DE ALGUNA MANERA, NOS HEMOS AVEZADO AL ESTUDIO DE TEMAS MÚLTIPLES, INCLUIDAS LAS religiones, nuestra actuación tiene que ser consecuencia del análisis de las informaciones logradas. Son bellas las mitologías; la griega, la egipcia, la romana, la hindú, la mahometana, etc. Todas tienen sus narraciones maravillosas situadas fuera del tiempo histórico y protagonizadas por personajes de carácter divino o heroico. En ellas, con frecuencia se interpreta el origen del mundo o grandes acontecimientos de la humanidad. Historias ficticias o personajes literarios o artísticos que condensa alguna realidad humana de significación universal. Con personas o cosas rodeadas de extraordinaria estima. Personas o cosas a las que se atribuyen cualidades o excelencias que no tienen una realidad de la que carecen. Esas son las mitologías, la católica y sus derivadas (como todas las sectas), no tienen nada de belleza, toda vez que se ha intentado imponer en la mente de alguna gente, reglas para un culto y ceremonias religiosas totalmente obsoletas, situadas fuera del tiempo histórico en el que surgió.

PEOR AÚN, RECIENTEMENTE SE HA SABIDO —LO QUE NO ES NOVEDOSO—, QUE LA IDOLATRÍA ENFERMIZA DEL GRUPO DE PERSONAS que respaldan a un sujeto que se hizo llamar elegido de Dios (¿Cuál?), idolatrado esquizofrénicamente que por cuyas tropelías está preso en los Estados Unidos. ¡Hasta dónde conduce la ignorancia, que, inclusive enferma gravemente y distorsiona al sentido común, que no es divino, sino vinculado con la lógica! FIN.

Comparte con tus amigos










Submit