¿Qué es COVAX?

¿Qué es COVAX?

Comparte con tus amigos










Submit

Valle Peñaloza

La lucha efectiva contra una pandemia hoy en día se basa en un principio elemental, sencillo y claro, y es que verdaderamente nadie estará a salvo hasta que todo el mundo esté a salvo; algo muy difícil de lograr en condiciones marcadas por la competencia y el afán de lucro.

De allí que crezca la convicción de que, mientras existan países, grupos o comunidades vulnerables a la covid-19, el fantasma de olea-das o rebrotes siempre estará sobrevolando sobre toda la humanidad.

Más aún, como en Acapulco, en donde hay personas o grupos que no tienen consideración, no de los demás, sino de ellos mismos, de la comunidad y de sus propios familiares. Todo, en aras de diversión, negocio o por estulta rebeldía contra las normas. Luego exigen atención oficial. (Yo la calificaría como gente estúpida, necia y falta de inteligencia. De no ser educado, pensaría: ¡qué bueno que se contagien y se mueran! Lástima que las consecuencias sean para todos).

Es por eso que entidades especializadas, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) la Alianza para la Vacunación (GAVI) y la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias, entre otras, se esforzaron por encontrar un mecanismo para la distribución equitativa de inmunizantes contra el SARS-CoV-2 en todo el planeta. Ese instrumento recibió el nombre de COVAX, una alianza que hasta ahora está formada por 172 países que se proponen colaborar para la aceleración en las investigaciones, la producción y la venta o entrega de los preparados a gran parte de la humanidad para finales de 2021.

De acuerdo con la OMS, de los 170 proyectos que existen de vacuna contra la covid-19, solo unos 10 están en fase avanzada y tienen posibilidades de éxito. Pero si los esfuerzos de los países se convierten en una competencia para inmunizar de manera prioritaria nada más que a sus habitantes, la mayoría de los pueblos, en particular los más pobres, quedaría fuera. Allí surge la importancia de COVAX, que permite a las naciones que tengan recursos para negociar con los fabricantes y obtener un volumen racional de vacunas; y a quienes carezcan de ellos, entregárselas por medio de una adecuada asistencia financiera.

Para ello, el mecanismo necesita recaudar, en una primera etapa, al menos dos mil millones de dólares y cerca de 80 países ya ofrecieron aportes, excepto, por supuesto, Estados Unidos, donde la administración de Trump se negó a sumar-se a este esfuerzo global para desvanecer la amenaza de la covid-19, como si ese país estuviera limpio de contagios. La aspiración, dijo Richard Hatchett, uno de los impulsores de la iniciativa, es que a finales del próximo año se haya inmunizado por lo menos al 20 por ciento de los más vulnerables, sin importar cuál sea su nivel de ingresos, de cada uno de los países participantes.

Se trata, sin duda alguna, de un proyecto loable liderado por la OMS para garantizar un acceso justo a una vacuna efectiva que, de otra manera, se podría convertir en un privilegio para los más ricos y en un obstáculo casi insalvable para combatir una grave amenaza a toda nuestra especie.

Fin.

Comparte con tus amigos










Submit