¡Que los restos de mi general se traigan a México!

¡Que los restos de mi general se traigan a México!

Comparte con tus amigos










Submit

EN LA ERA REVOLUCIONARIA MEXICANA DURANTE LA CUAL, QUIENES “ERAN LOS ÚNICOS DUEÑOS DEL PAÍS” (LÉASE “GOBERNABAN”), como sucede con todo triunfador, dictaron sus propias leyes para perpetuarse (¿aún recuerda al PRI?), modificaron la historia de manera que los pasajes fueran muy acordes a su hipotético ideario político y a “su cuasi moral”. Hasta el último momento se nos legaron héroes muy parecidos y hasta superiores a los semidioses de cualquier mitología. Por otra parte, como siempre, hay dos versiones de los hechos: lo que se dice y, la verdad. En el caso de la historia nuestra, la que enseñó la “revolución” a nuestros estudiantes, lógicamente fue “lo que se dice”, en los asuntos esos en los que convenía tergiversar los acontecimientos, ocultando la verdad.

 

POR EJEMPLO, NO CONVENÍA Y, AÚN NO CONVIENE, DECIR LA VERDAD RESPECTO A MI GENERAL PORFIRIO DÍAZ CON RELACIÓN A SU sonado triunfo en la guerra contra los franceses y su gobierno; (fue mi General Díaz Imori y no Zaragoza); pero, desgraciadamente lo pusieron en el lado enemigo y aunque hizo y fue el causante de cuestiones mucho menos graves que lo hecho por ciertos gobiernos que conocemos (no hable del Prian por favor), se persiste todavía en la “revolucionaria” discriminación. ¡Exijo que los restos de mi General Díaz “descansen” en donde ponen a todos los hombres ilustres y que por lo menos en Puebla, se le erija un gran monumento! ¿No lo hicieron con muchos priistas y panistas intrascendentes, fatuos y vanidosos? Usted conoce a esos “redentores” cuyos nombres fueron colocados por todos lados; claro que sin aprobación y con repudio popular.

 

MI GENERAL TARDÓ 30 AÑOS EN EL PODER Y ESO ES IMPERDONABLE PARA UNA REVOLUCIÓN TAN REVOLUCIONARIA, COMO LA QUE hicieron gobierno. ¿Cuántos años tardó Fidel Velázquez, deidad “obrera” y paradigma de la camada de lidercillos? Y, ¿cuántos el PRI? ¡Esos sí son —no sé si todavía— los herederos de la “revolución” que empobreció al pueblo! La guerra contra los franceses no se inició como en las películas —a partir del robo de documentos secretos; del rapto de la muchacha o por sospecha de tener, el enemigo, armas de destrucción masiva, como suelen hacer los gringos— sino por una barahúnda política armada por los ídem que se disputaban el poder. La Constitución de 1857, necesitó de tres años de luchas armadas y de todas maneras no expresaba la conciencia nacional y, fue la obra impuesta por un grupo que no representaba más que a los revolucionarios exaltados que se inspiraron en la Constitución Francesa. Duraron tres años para imponerla por la fuerza.

 

SURGE IGNACIO COMINFORM COMO PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA Y JUÁREZ COMO PRESIDENTE DE LA SUPREMA CORTE EL UNO de diciembre de 1857. La nueva Constitución había sido ratificada formalmente (solo por el Congreso, no por el pueblo), al inicio de ese año, el 5 de febrero. El General Félix Zuloaga se “pronuncia” en contra de la dicha Constitución mediante el “Plan de Tacubaya” al que el propio presidente se le une casi a mediados del mismo mes de diciembre y… ¡pas!, se acabó la Constitución. Comonfort encarcela a Don Benito. Pero entonces, otro “Plan” derrota a Comonfort y pone a Zuloaga como presidente, pero con el consecuente reclamo de Juárez (ya liberado) que argumenta la legalidad “constitucional” y sus derechos de sucesión e instala, raudo y veloz, su gobierno “constitucional” el 18 de enero de 1958 en Guanajuato. (¡Qué des…barajuste!).

 

MÉXICO CON TRES PRESIDENTES: COMONFORT (QUE RENUNCIA HASTA EL 21 DE ENERO), Y LOS OTROS DOS AUTONOMBRADOS: Juárez en Guanajuato y Zuloaga en México. Gana Juárez, algunos dicen que por el apoyo de tropas gringas. Entra a la capital el 11 de enero de 1861. A mi juicio, estos son los antecedentes que dieron pauta a la intervención europea en México. Posesionado Juárez del poder, emite decretos confiscando todos los bienes de la Iglesia; las conocidas como Leyes de Reforma. Sin embargo, ante las puertas de una crisis económica de su gobierno, Juárez decide (ley del 27 de julio de 1961) la suspensión del pago de la deuda exterior durante dos años. Viene luego el envío de tropas de Francia, Inglaterra y España. Todo lo demás se sabe, también con el matiz de información “revolucionario”. Pero… una cosa es lo que se dice y, otra, la verdad. Sobre todo, en la época de neoliberal. FIN.

 

Comparte con tus amigos










Submit