¿Qué pasa con los cuerpos que han muerto por coronavirus?

¿Qué pasa con los cuerpos que han muerto por coronavirus?

Comparte con tus amigos










Submit

Personas han muerto por el mundo a causa del Covid-19 y en otros países se toman diferentes decisiones sobre lo que debe hacerse con los restos humanos


México.- Crece la cifra de manera diaria en las noticias por contagios por coronavirus (Covid-19) en México y en el mundo, así como el número de muertos que ha dejado, sin embargo existen algunos puntos que no hemos parado a pensar: ¿Qué se debe hacer con los restos humanos infectados por el virus? ¿Deben ser enterrados o cremados? ¿Existe algún protocolo de actuación para estos casos?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha establecido la guía específica sobre el tratamiento que se debe dar a los cuerpos de las personas fallecidas por Covid-19, así que cada país debe decidir qué y cómo manejar esta situación.

No existe evidencia científica de esta transmisión del coronavirus por manipulación de cadáveres, algunas naciones han decidido evitar estos riesgos de contagio y así crear un protocolo específico para el manejo de los cuerpos.

Se debe aclarar que las medidas pueden variar, según la manera en que se desarrolle la emergencia sanitaria por el coronavirus, aunque también se debe tener en cuenta que pese a morir por Covid-19, todos merecen un trato digno y respetuoso.

Este trato que se le da a los cadáveres en los países más afectados por esta pandemia:

China
Luego de la declaración de cuarentena en Wuhan y otras ciudades de Hubei, se emitieron circulares que indicaban que cualquier persona con sospechas de haber muerto por coronavirus debía ser desinfectada y colocada en una bolsa especial. De manera obvia, los funerales no se encuentran permitidos.
El número de muertos en la tierra del dragón ha colapsado los creamatorios, pues los trabajadores estában hacinados y con la orden de quemar los cuerpos en solo 90 minutos desde la llegada del cadáver. Incluso se llegó a denunciar que varios cuerpos fueron llevados de los hospitales a los crematorios, sin ser identificados plenamente debido al aumento de muertes y a la saturación en las clínicas.

Italia
El creciente número de muerpos por coronavirus en el país abarrotó los cementerios, así que se tomó la decisión de comenzar a incinerar los cuerpos. En ciudades como Lombardia o Bérgamo, los cuerpos se comenzaron a amontonar en las morgues y los cementerios locales tuvieron que cerrar. En otras zonas decenas de ataúdes de madera formaron una fila en espera de las cremaciones.

Hay que tener en cuenta que cada cuerpo tarda más de una hora en incinerarse, así que la acumulación de trabajo es enorme. Además, por la cuarentena, se prohibieron las ceremonias funerarias.

Apenas hace unos días, se dieron a conocer unas imágenes impactantes, pues una caravana de vehículos militares entró en el cementerio de Bérgamo para cargar con 65 ataúdes y llevarlos a los hornos crematorios de Módena y Bolonia, donde aún no están saturados.

España
Es uno de los países europeos más afectados por el coronavirus, es por ello que el Gobierno español diseñó un protocolo para tratar los cuerpos de las personas fallecidas por Covid-19. En dicho documento se resalta que no se realizará autopsia a las víctimas para evitar posibles contagios; se explica que el riesgo de una salpicadura de fluidos al realizar procesos a los cadáveres podría representar un riesgo innecesario para el personal médico.

Las personas que fallezcan por coronavirus en España deberán ser introducidas a una bolsa sanitaria biodegradable, la cual será rociada con algún desinfectante en polvo y sellada. De esta manera, el cuerpo será entregado a los familiares, a quienes se ha pedido que no hagan funerales con el ataúd abierto.

Personal médico ha denunciado que este procedimiento es inhumano, ya que los pacientes infectados con Covid-19 se quedan solos durante sus últimas horas de vida.

Chile
En este país se emitió una normativa que regula cómo disponer de los cuerpos de quienes fallezcan por Covid-19. El protocolo señala que al fallecer un paciente diagnosticado con coronavirus, familiares o amigos podrán entrar a la zona de aislamiento para despedirse, pero sin tocar el cuerpo ni las superficies alrededor, pues podrían estar contaminados. Las personas deben ingresar con bata desechable, guantes y mascarilla quirúrgica.

Posteriormente, el cadáver es introducido a una bolsa impermeable para trasladarlo a la morgue del recinto. Así, en la bolsa, el cuerpo debe ser introducido a un ataúd (no se necesita uno “especial”) para trasladarlo al velatorio o crematorio. El protocolo precisa que en caso de velar el cuerpo, el ataúd debe permanecer cerrado y sellado.
Irán
A inicios de marzo se dio a conocer que en el cementerio central de la ciudad iraní de Qom, el área del país más afectada por el coronavirus, estaba construyendo fosas o zanjas para almacenar la gran cantidad de cadáveres que habría dejado la crisis sanitaria.

La tradición islámica dicta que los cuerpos deben ser lavados con agua y jabón antes del entierro, pero la pandemia de Covid-19 ha impedido seguir con estas normas religiosas. Al morir, los cuerpos de las personas son envueltos en bolsas negras para ser trasladados a las fosas comunes.

 

Comparte con tus amigos










Submit