Rebeldía

Rebeldía

Comparte con tus amigos










Submit

¿Qué no se predica con el ejemplo? Eso lo sabemos usted y yo, pero pareciera que en Palacio Nacional no lo saben o el presidente de la República es un consumado rebelde sin causa. Y es que entre los protocolos con los que el régimen amlista, a través del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, nos acatarra todos los días, están evitar el saludo de manos, que debemos usar gel antibacterial y lavarnos cuantas veces sea posible las manos, cero abrazos porque ahora se “abraza con la mente”, los besos, los arrumacos y todo lo que se le parezca, pero que se debe guardar cuando menos un metro de distancia con nuestros interlocutores y cuando estornudemos cubrirnos con el antebrazo, con pañuelos desechables o bien utilizando la chamarra, saco, suéter o lo que sea para evitar que las partículas microscópicas contagien a los demás y, por último, no tocarse la cara, principalmente ojos, boca y nariz.

Sin embargo, el presidente hace lo contrario. Andrés Manuel López Obrador sigue acudiendo a actos masivos en los que saluda de mano, abraza y besa a quienes se lo pidan. ¡Qué le parece a usted semejante acto de rebeldía! Además, transita por aeropuertos, se queda en hoteles y usa diferentes vehículos como si estuviera en campaña electoral cuando las recomendaciones establecen justo lo contrario.

Aún la bestia trumpiana, que anda como chivo en cristalería, también en campaña para la reelección, ha cancelado la mayoría de sus reality shows; el mandatario de Canadá, Justin Trudeau, cuya esposa dio positivo en COVID-19, tuvo que acuartelarse en su casa mientras los de Francia y Alemania, Emmanuel Macron y Angela Merkel, y el presidente español Pedro Sánchez y Sergio Mattarella, de Italia, prácticamente no aparecen en público ni para tomarse la foto o, cuando aparecen, saludan de codazo, a diferencia de López Obrador, quien pareciera actuar haciendo creer a los mexicanos que aquí no pasa nada, pero recuérdese que tiene ya 66 años y además resultaría extremadamente vulnerable al coronavirus por su problema cardiaco. Así que estamos ante una pandemia no apta para cardiacos, pero, en fin, allá él y su loca cabeza con su irrefrenable rebeldía. Por lo visto, el presidente no sabe lo que es la obediencia y humildad.

Pero, a todo esto, ¿qué es la rebeldía? La rebeldía es un tipo de comportamiento humano caracterizado por la resistencia o el desafío a la autoridad, la desobediencia de una orden o el incumplimiento de una obligación, sea o no justa la causa. Eso reza el tumbaburros y le queda como anillo al dedo al señor presidente Andrés, quien está viendo temblar y no se hinca ante la pandemia.

Comparte con tus amigos










Submit