Recesión y hambruna

Recesión y hambruna

Comparte con tus amigos










Submit

A ver, a ver… Sin pretender ser “ave de mal agüero”, todas las señales e índices económicos oficiales nos indican que México va al caos. Esto nos obliga a todos a exigir que se cambie el rumbo, pues en el barco vamos todos. Y si se hunde el país, nos hundimos todos, advierte el diputado Juan Carlos Romero Hicks.

En efecto, no basta con que el capitán del barco, en este caso el presidente López Obrador, nos diga a los mexicanos que vamos “requetebién” cuando todos vemos claramente que la nave se dirige al despeñadero. Lo que le está ocurriendo ahora a México le ha sucedido a otras naciones que han cometido los mismos errores económicos, como Cuba, Venezuela, Nicaragua, Argentina, Chile, Brasil, etc.

En nuestro país sufrimos dos gobiernos populistas nefastos, el de Luis Echeverría y José López Portillo, mismos que compitieron en quién sería el peor arrastrando a México a una tremenda crisis y al caos.

Hoy se repite la historia. Los palos de ciego son un día sí y otro también del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien, por cierto, en sus conferencias mañaneras, pretende engañar con palabras huecas a quienes ven y escuchan el llanto de sus hijos y esposas por la carencia de empleos, comida, medicinas, seguridad, etc .

Veamos. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía dice que la economía entró ya a una etapa de recesión, no solamente de estancamiento, pues el Producto Interno Bruto registró descensos de 0.1 % en los últimos tres meses de 2018 y en los dos siguientes trimestres del año en curso, con lo que acumuló tres trimestres consecutivos de contracciones. Así, entre julio-septiembre de 2019, el PIB se estancó en 0.0 %.

Estas cifras económicas y los gritos de desesperación de mexicanos por la crisis contradicen al presidente López Obrador, quien, al asumir el cargo en diciembre de 2018, prometió un crecimiento de 4 % anual en promedio.

John Maynar Keynes, economista británico, considerado como uno de los más influyentes del siglo XX por sus ideas que tuvieron una fuerte repercusión en las teorías y políticas económicas en el mundo, explica que las recesiones económicas se caracterizan por el empeoramiento de la economía durante al menos dos trimestres consecutivos. Suelen conllevar una disminución del consumo, de la inversión y de la producción de bienes y servicios, lo cual provoca quiebra de empresas, despido de trabajadores y, por tanto, la hambruna generalizada, dice.

Ahora bien, si en el gobierno de la T4 hay buenos economistas como Arturo Herrera, titular de Hacienda y Crédito Público, ¿por qué no se reflejan en decisiones que beneficien a México?

La respuesta es simple: AMLO lo impide, señalan analistas del Centro de Estudios del Sector Privado.

Lo ha dicho en reiteradas ocasiones en sus conferencias mañaneras: “Tengo otros datos”, mismos que responden a un criterio fundamentalista-socialista. Al parecer, pretende mantenerse en el poder hasta su muerte, sostiene Gustavo de Hoyos, dirigente de la Coparmex.

No hay que buscar la cuadratura al círculo. En la medida en que la población es más pobre, es más dependiente del gobierno. Lo vemos en Cuba y Venezuela, que a través de dádivas mantienen como rehenes a los habitantes mientras que la clase gobernante vive en la opulencia y a punta de bayoneta, señala.

Y sí, como en México, las dádivas que provienen del erario y reparte ahora el gobierno de López Obrador tienen ese mismo propósito: generar dependencia. Empero, al no haber crecimiento económico, sino recesión y luego desplome, empezará a fallar el reparto de limosnas a los ninis, adultos mayores y otros.

Entonces, optará, como ya lo estamos viendo con el aumento del IEPS a combustibles, a subir otros impuestos, la deuda pública, etc. Y, sin duda, llevará a sus “adversarios” a la hoguera, al patíbulo o a las mazmorras, a quienes culpará de todos los males, como ya lo estamos observando, ante el aplauso delirante de la muchedumbre que gritará ¡sangre!, ¡sangre!, ¡sangre!

Así pues, “ante el chillido de los puercos, oídos de carnicero”, diría mi tía Sara-Lupe… Vaya, vaya.

Comparte con tus amigos










Submit