Reconstrucción de escuelas

Reconstrucción de escuelas

Comparte con tus amigos










Submit

ADÁN RÍOS PARRA

Oficialmente son 172 escuelas en la región Norte y Montaña en la entidad que desde el pasado 19 de septiembre no tienen clases, pues están en espera de que sean reconstruidas parcial o totalmente.

La suspensión de clases afectará en el mediano plazo la educación de los alumnos, y más si no hay lugar para que los niños sean atendidos por sus maestros mientras se dan las reparaciones a sus escuelas.

Pero, son 254 escuelas de esas regiones cercanas al epicentro las que serán beneficiadas con recursos del FONDEN y otras tantas con recursos de escuelas al cien y otras más con partidas presupuestales de escuelas en la reforma.

Aunque, la duplicidad de recursos, el mal uso de los mismos y demás problemas derivados de la reconstrucción hace que haya desconfianza hacia quienes administran dichos recursos y más si lo que se ganan por las corruptelas son inhabilitación para ocupar cargos públicos.

El problema es que algunas escuelas se tendrán que demoler completamente como la Primaria “Vicente Guerrero” en Zihuatanejo; la “Fray Bartolomé de las Casas” o la “Antonio A. Guerrero”, ubicada en el barrio de San Antonio en Chilpancingo, porque ya terminaron su vida útil.

Y si antes nadie tomó cartas en el asunto o no se tomaron las previsiones adecuadas hoy es más que urgente el buscar recursos económicos para la remodelación, reparación o reconstrucción, según sea el caso. Pues se habla de la mitad de las escuelas en Guerrero en mal estado. Otras escuelas que serán demolidas totalmente son la Secundaria “Manuel Sáenz” en Huitzuco; en San Marcos, las primarias Benito Juá- rez”, “José María Roa Bárcena” y “Niño Artillero” y la telesecundaria “Simón Bolívar”.

Existen escuelas como el kínder “Rosario Castellanos” y la Secundaria ESFAID, cerca de la Alameda en la capital o la Secundaria Federal No. 1 ubicada en la Diana, la Primaria “Narciso Mendoza”, la “Plan de Ayala” y la “Carlos Alberto Madrazo” en Acapulco, en Cruz Grande la “Universidad Pedagógica Nacional”, y la Primaria Emperador Cuauhtémoc en Boca del Río, esperan que expertos en infraestructura valoren las condiciones en que están dichas instituciones.

Tarea nada sencilla, pues implica la contratación de expertos, que valoren la necesidad o no de reubicar escuelas y sacarlas del centro a la periferia en esas ciudades.

Hay también escuelas que serán reubicadas en Acapulco como la Primaria “Narciso Mendoza”, la “Plan de Ayala” y la “Carlos Alberto Madrazo”. Pero, la pregunta es ¿dónde? Y sobre todo, ¿cuándo?

Mientras ya comenzó la psicosis colectiva, la toma de calles, porque no ven que haya avances en la reconstrucción, porque los trabajos son lentos o porque hay evasivas y falta el deslinde de responsabilidades.

Protección Civil no cuenta con personal capacitado para valorar infraestructura, IGIFE tampoco tiene expertos en el área, ellos sólo construyen escuelas. Y la SEG sólo coordina los esfuerzos.

La experiencia del Colegio “Enrique Rébsamen” debe servir de ejemplo y no esperar a que ocurra una tragedia de mayores daños. Porque al final la due- ña de dicho colegio se ha amparado ante una posible detención.

Lo que se observa es indolencia ante la pérdida de vidas. Buscar culpables es lo más incongruente que puede haber, porque al rato van a salir como con la desaparición de 43 normalistas y van a decir que ellos tuvieron la culpa por haber salido de su escuela. Igual harán ahora, sólo repartir culpas y nadie asume su responsabilidad.

Porque hasta ahora a casi un mes del temblor no se han liberado los recursos para la reconstrucción de escuelas, como para decir que hay eficiencia y transparencia en el gasto de los mismos. Y pasará como la reconstrucción después de las torrenciales lluvias de “Ingrid” y “Manuel” que a estas fechas y luego de cuatro años todavía hay muchas obras sin concluir o en mal estado como las casas del Mirador en Chilpancingo.

Correo: ariosp@unam.mx

Comparte con tus amigos










Submit