¿Recuerdan cuando querían muertos?

¿Recuerdan cuando querían muertos?

Comparte con tus amigos










Submit

Hace ya casi un año, el 11 de marzo de 2020, que se declaró a la enfermedad infecciosa de coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés) una pandemia global. A la par que se daba información oficial acerca de la evolución y el cierre de actividades no esenciales, también surgieron los escépticos y los teóricos de las conspiraciones a negar la enfermedad y la rapidez de sus contagios, entre esos incrédulos había quienes consideraban que para dar credibilidad al coronavirus era necesario que hubiera muertos. Ahora los hay, las últimas cifras señalan 144 mil 371 decesos.

De acuerdo con la nota publicada el jueves en el Novedades, según el corte del miércoles de la Secretaría de Salud, en 24 horas, el país sumó 20 mil 548 nuevos casos de contagios y mil 539 muertes, y en comparación con el día anterior, es decir el martes, se notificaron mil 539 nuevos fallecimientos y 20 mil 548 casos de contagios. La nota informativa del

Novedades señala que Salud manifiesta un “claro ascenso” de los casos de COVID-19.

¿Querían muertos? Ahí los tienen.

En su novela “La peste”, Albert Camus señala que un hombre muerto solamente tiene peso cuando se le ha visto muerto; mientras que cien millones de cadáveres, sembrados a través de la historia no son más que humo en la imaginación. Así que para tener idea de la magnitud de una mortandad, es necesario “reunir a las gentes a la salida de cinco cines, conducirlas a una playa de la ciudad y hacerlas morir en montón para ver las cosas claras. Además habría que poner algunas caras conocidas por encima de ese amontonamiento anónimo”.

El incremento de muertos y contagios se da precisamente en la semana en que comienza el plan gubernamental de vacunación. Que como todo plan surgió con un espíritu y una calendarización, pero que se ha venido modificando en cuanto se echó a andar. Quienes se han brincado las filas, valiéndose de cargos e influencias, y quienes por decisión presidencial entrarán en otro plan, muy absurdo, son los profesores de Campeche.

Se ha dicho hasta el cansancio que esta pandemia sacó lo mejor y lo peor de los seres humanos. Mientras que en algunas personas prevaleció la solidaridad, con iniciativas ciudadanas, en otras se dio el agandalle, en algunas más la estupidez supina.

En el caso de la solidaridad hubo personas o empresas que distribuyeron comida, despensas y apoyos de algún tipo para quienes se quedaron sin ingresos.

En la lista de los abusivos, que en México se les conoce con el mote despectivo de gandallas, se aprovecharon de sus cargos e influencias para ser vacunados, brincándose la lista del plan de vacunación. De estos patéticos personajes se tuvieron varios en Guerrero, quienes no obstante de saltarse la lista tuvieron la osadía o cometieron la estupidez de presumir su gandallismo en sus propias redes sociales. Y las retiraron hasta que fueron tundidos, pero de su abuso quedó constancia.

Lo absurdo viene en el caso de la vacunación de los profesores de Campeche, un estado que se encuentra en semáforo amarillo por su bajo o nulo nivel de contagios, para que se pueda dar el regreso a clases presenciales. Ajá, vacunan contra el COVID-19 a los docentes, ¿pero y los alumnos?, ¿y las aglomeraciones en los centros escolares? Se les olvidó la sana distancia, por ello se cerraron los centros escolares y laborales para evitar los gentíos; y creen que vacunando a los educadores también se protegerán los estudiantes.

La serie de sinsentidos en que incurrieron las autoridades gubernamentales, pero también amplios grupos sociales, ha incrementado el número de contagios y de muertes, aun en aquellos que pedían como evidencia de la existencia de la enfermedad. Ahora sí, que volviendo a Camus en la frase citada de “La peste”, un muerto y un contagio adquieren peso solo cuando los vemos.

A estas alturas de la pandemia ya se llevan miles de muertos y todavía persiste la pregunta: ¿Cuándo van a adquirir conciencia del mal quienes no se cuidan de él?

Comparte con tus amigos










Submit