Regreso a clases

Regreso a clases

Comparte con tus amigos










Submit

¿Será necesario una consulta social para un regreso a clases presenciales? O, ya es una decisión del presidente. En agosto debemos estar en el salón de clases porque los niños se la pasan frente a juegos virtuales y eso les hace daño. La pregunta es pertinente, simple y sencillamente porque el contagio está al alza. No solamente está dañando a los adultos mayores, sino a jóvenes y hasta niños. Sectores que se decía nada vulnerables. Casi protegidos ante ese maldito virus. En esta tercera ola se ha incrementado tanto el contagio que hospitales han llegado a la saturación. Por ejemplo, Acapulco y Ciudad de México.

Si en la segunda ola y hasta en la primera, el Gobierno federal mexicano enviaba mensajes poco claros como medidas preventivas contra el COVID -19 (como aquella donde se dijo que el presidente era inmune por su fuerza moral), en esta etapa –la más violenta– de plano se encuentra ausente. Es más, en su reciente visita a Guerrero, el primer mandatario llegó ante la multitud (reconocimiento y demandantes) sin cubrebocas. Hasta parece que es una indicación gubernamental salir sin esa protección porque personal de seguridad tampoco porta nada que impida una expulsión de saliva, donde habita el virus.

Un argumento del porqué al presidente le urge un regreso a clases, se encuentra en la imperiosa necesidad de reactivar la economía, sí, esa economía neoliberal, la que, según él, le hace daño a miles o tal vez millones de personas. Pero, qué contradicción, le da muchos millones de pesos en las remesas. La decisión del presidente se ubica en medio de reactivar la economía o la vida. Un retorno a clases lleva inevitablemente a una concentración de personas. Y, el virus es lo que busca. Contagiar a muchos, muchos individuos en el posible regreso a clases presenciales. No solo son niños, sino los padres y los profesores. Además ya se ha demostrado que aun ya aplicada con el cuadro completo (las dos vacunas) la población sigue inerme.

De lo anterior, ahora se sabe que los jóvenes y también niños se están contagiando. El argumento del tiempo dedicado a los juegos virtuales por parte de los niños es real, pero no por eso deja de ser parcial. La solución no es la escuela presencial, sino los padres que carecen de autoridad o se vuelven cómplices de desperdiciar el tiempo libre. Aquí entra a debate qué tipo de cultura familiar se está arraigando en México. Terreno al que no quiere penetrar el presidente porque entonces dañaría susceptibilidades que le traerían un mayor descenso en su popularidad. Tema que cuida en demasía. En conclusión, el presidente está priorizando la economía que critica a cambio de la vida de su población.

Comparte con tus amigos










Submit