Resistencia a la reforma educativa

Resistencia a la reforma educativa

Comparte con tus amigos










Submit

Poco después de la Revolución mexicana, José Vasconcelos ideó impulsar la educación rural; se trataba de llevar literalmente “alfabeto, pan y jabón” a los campesinos…

Cárdenas y Narciso Bassols implementaron la educación técnica o tecnológica, la idea era sentar las bases para el desarrollo industrial y, ¡oh, sorpresa!, tuvimos como resultado el llamado, en economía, “milagro mexicano”, una economía estable y próspera.

En los sesenta, Jaime Torres Bodet ideó la “unidad nacional” o el “plan de once años”, y para eso se instituyó un modelo curricular para todo el país y libros de texto gratuitos, lo cual desembocó en la matanza de Tlatelolco y las crisis económicas posteriores…

Las crisis económicas inducidas por el mercado laboral internacional obligaron a crear en los setenta mano de obra “capacitada” o competente con habilidades específicas y entró otro modelo educativo, pero basado en objetivos generales, particulares y específicos.

Posteriormente, en los noventa cambiaron los nombres a “propósitos” en vez de “objetivos”, y con la reciente reforma educativa los llamaron “competencias”…

La resistencia de los maestros de la Sección 22 de Oaxaca y Ayotzinapa-CETEG en Guerrero obligó a Emilio Chuayffet Chemor a renunciar a la SEP, a incorporar aprendizajes regionales o contextualizados y a evitar despidos masivos de los no idóneos al sistema” educativo.

Y como colofón: en el decálogo que presentó AMLO a la CNTE el 11 de mayo de este año, en Oaxaca, en el punto 6 señala: “se cancelará la mal llamada reforma educativa. Haré uso de las facultades del Ejecutivo para detener, como aquí se ha planteado, las afectaciones laborales y administrativas al magisterio nacional. Habrá también, como aquí se demandó, justicia para todos los afectados por la imposición de la mal llamada reforma educativa. Habrá justicia para cesados injustamente, para presos políticos y para las víctimas de la violencia. Asimismo, enviaremos desde el inicio de gobierno las iniciativas de reformas a las leyes que vulneren la dignidad y los derechos de los maestros de México”. Como parte de esa promesa de campaña, el 27 de agosto dará inicio la consulta en materia educativa para dar origen a un acuerdo para la educación pública.

Sin embargo, si AMLO cambia temas como salud reproductiva o equidad de género provocará una confrontación colectiva con los grupos clericales. Si modifica los libros de historia de México habrá conflicto entre conservadores y liberales, como ocurrió en los noventas entre Krauze y Aguilar Camín, que finalmente, luego de un intenso debate y de retirarlos de las escuelas públicas, se mandaron a destruir. Y ahora, los que durante las últimas cuatro décadas impulsaron el modelo educativo como Mexicanos Primero, entre otros, serán los opositores a todo aquel cambio que vulnere sus intereses, y la tensión solo cambia de personajes… Resultado: la educación sigue por los suelos.

Comparte con tus amigos










Submit