Resultados electorales

Resultados electorales

Comparte con tus amigos










Submit

Si la selección de candidatos dejó damnificados políticos que emigraron a otros institutos partidistas, los resultados electorales han dejado insatisfechos a muchos más.

Pero la voluntad popular es así. Los tres nuevos partidos políticos tenían propuestas diferentes, rostros nuevos, pero no ganaron. Y van a desaparecer.

Y otra vez, en Guerrero hay alternancia en el poder. A pesar de los escándalos mediáticos entre los partidos y candidatos y las premoniciones de caos y barbarie, la jornada electoral del domingo pasado fue una fiesta cívica, donde los ciudadanos salieron a votar.

En Tixtla, Taxco, Iguala y ahora Chilpancingo, como antes Leonardo Bravo o Cuajinicuilapa o Tecoanapa, habrá nuevamente alternancia en el poder en estos municipios.

Tixtla, después de ser priista, fue perredista y ahora será morenista. Taxco que era un bastión panista ahora será un municipio gobernado por Fuerza por México. Y Chilpancingo priista y luego perredista, ahora será morenista. Huitzuco priista será morenista. Es curioso, Iguala después de ser morenista regresa al PRI en alianza con el PRD.

Hay un hartazgo social hacia los partidos, por eso es que la ciudadanía indecisa vota por las personas. El voto duro de las estructuras de los partidos esta vez no alcanzó, porque les fue insuficiente, la ciudadanía salió a votar.

A nivel nacional fueron diferentes, una Cámara baja que se reconfigura, estados donde habrá alternancia en el poder. Por lo que, no se gana para siempre ni se pierde totalmente. Y eso ayuda a la gobernabilidad.

Y el INE y el IEPC se mostraron respetuosos de la voluntad ciudadana. El TEE a estas alturas continúa resolviendo inconformidades de la selección de candidatos y pronto lo hará de impugnaciones de resultados de la jornada electoral que serán mínimas, lo cual es parte del proceso electoral y la Fepade ha recibido dos centenares de denuncias.

La alternancia en el poder ha permitido que los conflictos postelectorales con ciudadanos movilizándose en las calles, por los llamados en aquel entonces fraudes electorales, sean cosa del pasado.

Y en democracia así es, unos ganan y otros pierden. Lo importante es que se respete la voluntad popular, porque de esa manera las instituciones se legitiman. Y se da certeza a los ciudadanos.

Los inconformes de los resultados electorales deberían preguntarse qué hicieron mal y corregirlo para la elección que se avecina. Y ya.

Comparte con tus amigos










Submit