Revocación de mandato

Revocación de mandato

Comparte con tus amigos










Submit

¡Solo un loco se suicidaría estando en el poder! Ninguna lacra social de los llamados partidos políticos está dispuesto a suicidarse otorgándole a Andrés Manuel López Obrador un cheque en blanco para que la revocación de mandato se lleve a cabo aparejada con las elecciones para diputados federales del primer domingo de julio del 2021.

Senadores y diputados no morenistas le han mandado preguntar al presidente de la República “¿y su nieve de qué sabor la quiere, señor presidente?” … seguramente que el líder de la mayoría de Morena en el Senado de la República, Ricardo Monreal Ávila, no le dijo nada de eso a AMLO y simplemente se limitó a informarle hace una semana que “no hay condiciones para reunir una mayoría calificada”, es decir, 86 votos en la Cámara Alta.

Pero AMLO, que siempre ha sido terco como las mulas, busca a toda costa figurar en las boletas electorales del 2021 o algo que se le parezca cambiando la fecha de revocación de mandato para el 21 de marzo del año venidero. Tampoco se puede, señor presidente. Y es que eso lo debe saber usted de que el proceso electoral federal el 2021 comienza en octubre de este año. Así que lo que quiere el señor presidente es algo extralegal, o para que usted amable lector y radioescucha me entienda es algo fuera de la ley. AMLO está acostumbrado a ello, pero habrá que recordarle que esa práctica raya en la impunidad y trastoca el Estado de derecho.

Para los expertos en derecho, AMLO es un hombre acostumbrado a pasar por encima de la ley, aunque haya jurado cumplirla y hacerla cumplir, y ponen como ejemplo irrefutable el histórico memorándum, mediante el cual ordenaba a los titulares de la SEP, de Hacienda y de Gobernación no aplicar la Reforma Educativa peñista, pero quienes se dedican a los estudios teológicos también sostienen la tesis de que Andrés Manuel López Obrador viola a sí mismo los ordenamientos divinos como el NO mentirás, NO matarás, NO robarás, etcétera.

Pero la cuestión es que el presidente López quiere su revocación de mandato y ningún partido opositor a Morena está dispuesto a otorgársela, a menos que quiera que se lleve a cabo en diciembre del 2021 o 2022, porque para el 2023 menos podría llevar a cabo cualquier reforma de esa naturaleza pues cada partido político ya estará inmerso en el juego de Juan Pirulero, rumbo al 2024.

Así que todo indica que el mesías de Macuspana se quedará con las ganas de aparecer en las boletas electorales para arrastrar a su partido a que consiga la mayoría parlamentaria calificada en ambas cámaras. Eso señor presidente se antoja, prácticamente imposible. Sobre todo, porque su declive en las preferencias de sus propios electores va en aumento, ante sus erratas políticas que no resuelven el incremento delincuencial, la impunidad, la pobreza, el vacío de poder que crece y crece por no poder y su nefasto lacayismo hacia el gobierno norteamericano, de Donald Trump. Los juzgados en todo México están atiborrados de demandas de amparo contra las erráticas políticas de AMLO.

Comparte con tus amigos










Submit