Segunda vacuna; jóvenes y niños

Segunda vacuna; jóvenes y niños

Comparte con tus amigos










Submit

Un primer llamamiento para la segunda vacuna. Un miércoles 7 de abril se hizo el anuncio oficial para la segunda vacunación, la cual iniciaría en Zumpango del Río (municipio de Eduardo Neri). La primera convocatoria inicia campaña de vacunación. Lunes 8 de marzo inició la campaña de la primera dosis. Aproximadamente un mes después, se aplicó la segunda. De acuerdo a información oficial para la vacuna Pfizer deben transcurrir 21 días entre la primera y la segunda. Como puede observarse a simple vista pasaron algunos días más para la segunda vacunación. Y nadie hizo escándalo por el retraso.

En realidad pasó otra semana (lunes 12 de abril) para aplicarse la segunda ronda. Y nadie dijo algo en contrario. Del miércoles 7 al 12 de abril tanto el Gobierno del Estado como la delegación federal anunciaban, cada quien por su lado, la aplicación de la segunda vacuna. Se observaba descoordinación. Finalmente el domingo 6 de abril hubo acuerdo oficial para informar que iniciaría el lunes 7 la segunda vacunación. Insisto, hubo un retraso de nueve días respecto a que debió vacunarse a los 21 días. Todos aguantamos vara, por la necesidad de la dosis y la esperanza de la protección contra el virus.

La segunda etapa ya estuvo más organizada. Una persona tardó, cuando mucho, tres cuartos de hora para regresar a su casa. En esta segunda ocasión faltó información sobre el comportamiento de la segunda dosis. Por eso, los vacunados piensan “en la inmortalidad”. Sin embargo, deben transcurrir otros 25 días para conocer la coraza de la vacuna. Algunos creen que la defensa es inmediata. No es así. En este lapso de 25 días y por la creencia de estar inmunizado, adultos mayores hacen a un lado medidas de higiene. Y en este espacio inician los festejos y reuniones familiares.

Y de nuevo, tanto los jóvenes como niños son portadores del virus. Bajo este escenario infectan a sus adultos mayores. Muchos niños son asintomáticos. Incluso no se les detecta ni el virus ni los signos de este. Lo real es que infectan. La segunda vacuna se asemeja a un periodo vacacional como Semana Santa o un espacio de tiempo en donde se privilegia la reunión con gente que ni se conoce. E igual, estos adultos “vacunados” se reúnen con “quienes se les tiene confianza”, pero este entusiasmo los puede matar.

Comparte con tus amigos










Submit