SEP: el eterno retorno

SEP: el eterno retorno

Comparte con tus amigos










Submit

La descentralización de 1992 fue un rotundo fracaso. Una década perdida le antecedió. Y ahora, la Federación asumirá nuevamente la administración del sector educativo a nivel nacional, que dicho sea de paso, ya despacha desde Puebla.

Fone (la nómina educativa). La dispersión de recursos y el reconocimiento de plazas por parte de la Federación es reciente. Todavía en 2007, con la entrada en vigor de la Ley del ISSSTE, las plazas comenzaron a heredarse a nivel local con la complacencia del sindicato y de la parte patronal. Hubo infinidad de demandas por venta de plazas.

Con la llegada de Peña Nieto en febrero de 2013, se comenzó la selección de maestros y directivos por examen de oposición y se terminó la herencia y venta de plazas en educación básica. No así en media superior y superior.

Al finalizar septiembre de hace un año se emitieron las leyes secundarias, mismas que derogaban las anteriores leyes aprobadas en 2013. Y el 21 de febrero próximo se emitirán las convocatorias para seleccionar a los maestros y promover a directores y supervisores de la Nueva Escuela Mexicana.

Así, para aspirar a plazas de trabajo piden constancias u hojas de servicio emitidas por el supervisor de la zona escolar porque en los lineamientos recientes se requiere ahora experiencia docente con un valor del 15 % máximo de los criterios a considerar en la selección de los maestros de nuevo ingreso. En cuanto a los normalistas de CAM o UPN, se validará la constancia de servicio social o las constancias de prácticas profesionales afines al nivel; si se tiene experiencia en haber dado clases seis meses en secundaria y se aspira a una plaza de bachillerato, no es válida la constancia. La experiencia docente debe ser haber dado clases en el nivel al que se aspira a dar clases.

Además les piden a los futuros maestros acreditación de estudios mínimos de licenciatura de formación docente y pedagógica, lo que se traduce en el promedio general de carrera con un valor máximo de 5 %; cursos extracurriculares con reconocimiento de validez oficial, otro 5 %; programa de movilidad académica, para el cual se considera un 5 %, y la acreditación del curso de habilidades docentes para la Nueva Escuela Mexicana con un valor máximo del 20 % en marzo y mayo y, finalmente, en mayo y junio, aprobar los instrumentos de valoración de conocimientos y aptitudes con un valor de 50 %.

Se disfraza la asignación automática de plazas; por eso, el fracaso de la educación. Al final se presumirá, como en los últimos años, que todos los egresados normalistas obtuvieron plaza. Reformas van y reformas vienen y lo que se criticó en 1992 con la concentración educativa pronto regresará. Y la asignación automática de plazas retorna, como ocurría hasta antes de 2013, porque el examen de oposición demostró ser un paliativo del que nunca se observaron resultados ni sus bondades.

Comparte con tus amigos










Submit