Servidores de la Nación

Servidores de la Nación

Comparte con tus amigos










Submit

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho en reiteradas ocasiones que está combatiendo la corrupción. Incluso, ha sostenido, que se ya se desterró.

Por supuesto habrá quien le crea.

Dicho lo anterior está entregando, como estrategia, dinero en efectivo de manera directa. Para ello contrató a cientos (¿o miles?) de jóvenes, lo cuales se les llama Servidores de la Nación.

Estos muchachos llegan hasta lugares inhóspitos. Donde solo las águilas se atreven. Y entregan en la mano del beneficiario los recursos destinados por el gobierno federal.

Algunos agraciados han denunciado (desde hace meses) que estos adolescentes les piden (o exigen?) la mitad del recurso. La advertencia es “sino nada te doy”.

Ante tal insinuación aquellas personas se ven amenazadas y firman o ponen la huella digital como prueba de que se ha cumplido con la encomienda.

Apenas se enteró el delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, de la queja. Por supuesto que no lo cree porque “esos muchachos”, piensa, son igual de honestos que la mayoría (o todos?) los de Morena.

Esa posición huele a inocencia.

O Pablo Amílcar desconoce la condición humana de un ser humano.

Cualquiera y más siendo joven el dinero te atrapa. Pierdes piso. Te arrebata.

Esos jóvenes, como recientemente lo sostuvo Ignacio Salas, miembro de la Liga 23 de Septiembre, como tal y en esta edad se realizan actividades sin tener a cabalidad conciencia.

Además los chamacos llevan una cantidad considerable para entregarla. Allí está la tentación. O sea la corrupción.

En donde tiene razón Sandoval Ballesteros es que no va a castigar solo por dichos, sino que deben existir pruebas.

El dilema es que quienes denuncian presentan como prueba fehaciente su dicho. Mientras que el Servidor de la Nación posee el documento firmado o enhuellado (este término no existe en la Real Academia Española, se me acaba de ocurrir).

La prueba está del lado del muchacho. Y la querella es verbal. Por lo tanto no existe prueba.

Entonces los Servidores de la Nación son impolutos. Gente honorable. Hasta que el mismo delegado los descubra infraganti.

Comparte con tus amigos










Submit