Share
Simpatía, aliados

Simpatía, aliados

En política, cualquiera que desee ganar el poder, está obligado a allegarse aliados. Los que sean… pero estos adeptos deben estar organizados y, de alguna manera institucionales o legales.

Estas organizaciones se localizan como empresarios, consejos, gremios, sindicatos, ejército, organizaciones sociales, entre otros.

Los grupos conocidos o identificados del crimen organizado se encuentran fuera de la ley. Actúan bajo sus propios intereses y, se han dado a conocer que, últimamente desgraciadamente, utilizan la violencia.

Estudiosos del tema del narcotráfico han planteado una negociación entre gobierno y aquellos grupos. Incluso uno de los objetivos de la política es precisamente tener acuerdos para evitar males mayores.

Sin embargo, quienes se encuentran en el gobierno consideran que no se puede pactar cuando esos grupos per se soslayan las leyes. Simplemente no se puede. Además las diferencias entre ellos no se resuelven bajo el amparo de la ley, sino de la fuerza. El asunto es complejo.

En este contexto las declaraciones de Andrés Manuel López Obrador de amnistiar a personajes de esos grupos tienen por objeto, simplemente, llamar la atención.

Ganar popularidad. Y es que el otro candidato, el del PRI, de nombre José Antonio Meade, impactó entre sectores organizados. El ser un hombre sin partido hizo interesante su postulación. Las reacciones de otros grupos, por lo menos, hicieron que voltearan a verlo.

La iniciativa de amnistía de AMLO a aquellos grupos le trajo un distanciamiento del Ejército. Una institución que ha ayudado a muchos sectores. Como cualquier organización presenta máculas, pero son más las ventajas que los deterioros.

Habría que esperar yerros de AMLO para distanciarse de otros sectores. En el PRI la política no la hace una persona, son varias. Esa es la desventaja de Morena.