Simulacros, falta de seriedad

Simulacros, falta de seriedad

Comparte con tus amigos










Submit

Para quienes están al frente de Protección Civil estatal y municipal, los resultados del simulacro no fue lo que esperaban.

Notan falta de seriedad en la población, poca o escasa participación, incluso hasta apatía de algunas autoridades.

Lo que debería hacer Protección Civil estatal no solo es estar alerta ante un sismo de tal magnitud, sino que debería prepararse, anticiparse, pedir presupuesto, tener suficiente personal y materiales de trabajo.

Es bien sabida la poca capacidad de maniobra a la hora de enfrentar la crisis ambiental.

Caso concreto: incendios forestales, si no fuera por el empleo temporal.

Antes se incentivaba la participación de pobladores, ahora con la sola voluntad es insuficiente.

Y qué decir de los refugios temporales, que en época de lluvias resultan insuficientes. Los simulacros no solo deberían ser en caso de ocurrir un sismo.

Pero, cuando ocurre un desastre, está demostrado que la población se solidariza y que el gobierno siempre es rebasado.

Hay también grupos de poder enquistados en el aprovechamiento de la ocasión para recolectar víveres y tenerlos disponibles en época de elecciones; también la ayuda internacional fluye.

Protección Civil estatal, sin esperar que sea iniciativa de la Federación, debería organizar puntos de encuentro, salidas de evacuación, sobre todo en lugares públicos, que es donde, por lo regular, se aglomera la gente.

Incluso los simulacros no tienen por qué ser programados, los de Protección Civil estatal y municipal deberían armar toda una estrategia de evacuación de espacios públicos a fin de salvaguardar la vida de los ciudadanos.

Y sobre todo pedir presupuesto para pintar señalamientos.

La cultura de la prevención deberá ir acompañada de un atlas de riesgo y vulnerabilidad, donde especialistas universitarios participen en su elaboración y difundan los resultados entre la sociedad.

La estrategia de participación ciudadana deberá convertirse, con el paso de los años, en parte de la cultura de prevención, no solo como política pública transexenal.

Comparte con tus amigos










Submit