Sociedad, herida de muerte

Sociedad, herida de muerte

Comparte con tus amigos










Submit

¿Qué pasó? ¿Por qué estamos como zombis? Aunque no deja de asombrarnos, ya estamos acostumbrados a vivir dentro de la violencia. De acuerdo con las crónicas periodísticas, ya son dos eventos similares en menos de un año donde un adolescente utiliza un arma y mata a compañeros para luego suicidarse. ¿Acaso tienen importancia los nombres, la fecha y el lugar de los acontecimientos? No. Es el suceso lo relevante.

Hace algunas decenas de años, en reuniones sobre el desempeño político en el interior de la universidad, nos enterábamos de desempeños inverosímiles de algunos “compañeros”. Los líderes nos recomendaban que no perdiéramos la capacidad de asombro. Han de inferir que conocíamos de asuntos raros y extraños y podíamos acostumbrarnos. Lo señalamos porque la política es el arte de saborear la mier… y no hacerle gestos. Y así, ya estamos viviendo el flagelo de la violencia.

Nos espantamos, pero nada hacemos por evitar el uso de la violencia o disminuirla; la seguimos ejerciendo de diferentes maneras. Se nos ha olvidado el valor de una vida; ya no encontramos el lugar o espacio para aprender a respetar la vida o a admirar a quien piensa diferente. Ya nos vale… Por eso, como sociedad, estamos heridos de muerte. Y en ese nivel, nada nos importa o nos interesa. Hemos dejado de ser humanos, ni siquiera máquinas, somos zombis.

Comparte con tus amigos










Submit