Söez, el “tropinoise” de Acapulco para que muevas el cuerpo

Söez, el “tropinoise” de Acapulco para que muevas el cuerpo

Comparte con tus amigos










Submit

Este grupo quiere que bailemos para olvidar la carga cotidiana con una pizca de nostalgia, pero con sabor tropical


Acapulco.- Para combatir el hartazgo y las preocupaciones diarias, dos músicos acapulqueños decidieron formar un grupo. Así nació Söez, con la intención de hacer música y transmitir, como describen en sus redes, la “gozadera”.

Su género musical, aunque se cataloga en la electrónica, ellos lo han definido como Tropinoise. Se trata de un concepto “ligado a la identidad porteña que apuesta por el uso de la tecnología para hacer música y retomar sonidos clásicos,cómo el postpunk, new wave, synth pop, sonidos experimentales y variantes de la música electrónica de los 80”.

Esto va combinado con fragmentos, recuerdos y videos de la vida acapulqueña de décadas pasadas; pero, en esta globalización y apertura a otras culturas, también caben otros tributos, como a “Akira”, película dirigida por Katsuhiro Ôtomo, una pieza muy representativa del anime y “muy vanguardista de nuestra generación”.

Paco Carajo es uno de sus integrantes, platicamos con él y nos definió el significado de Söez: “Tiene una relación con lo desagradable o vulgar; no creemos que nuestra música tenga esa cualidad, pero como dice el dicho: entre más corriente, más ambiente”.

Carajo se refiere a la borrachera de barrio, donde ocurre la verdadera fiesta, o la “pachanga”, como le decimos en cualquier punto de Acapulco.

No obstante, en todos sus tracks se escucha la influencia de la música disco y el funk. Bandas como Earth Wind & Fire, The Alan Parsons Project, Commodores o Tears for Fears son algunas referencias que suenan entre sus temas.

Ilustración: Söez

A Paco se le sumó Felix. Ambos, cada uno por distintos rumbos, ya habían estado en la escena musical de Acapulco.

Paco viene del punk y el metal, tocando en bandas como “Lost Almada” y “Toxic Invader”; mientras que Félix toca en un grupo de rock. Es en este género donde podríamos pensar que se encontrarían, para darle continuidad. “Con Felix tenemos años de conocernos, ya habíamos hecho música antes en un proyecto que sólo se presentó dos veces y murió; ya existía un entendimiento musical”.

Incursionar en la música bailable ha sido un proceso para evitar el estancamiento, por el apetito de crear y explorar con el sonido.

Nadie puede evadir ser afectado por la violencia en todo el país, y ello ha influido en el sonido de Söez; el baile es la invitación, pero cada uno de sus tracks no dejan de tener un tono melancólico. La fiesta que traen es un remedio emocional para paliar la violencia que día a día se registra en las noticias.

“Love is hate” está teñido de un tono que recuerda a los inicios de New Order, que “habla de la mecanización de sentimientos en estos tiempos modernos”, de ahí que la voz de Carajo suene como un robot herido.


Pero el puerto sigue siendo la principal inspiración, como se escucha en “Bocaccio”: un tributo a la emblemática discoteca que tuvo su furor entre los 60 y 80, que concentraba la música de esa décadas y por la que desfilaron personajes de la política y farándula. El Italo Disco y el exultante Hi-NRG (high energy), se funden en este tema que bien podría sonar en lugares elitistas y los tugurios donde el costo de la cerveza es accesible y la gente baila sin inhibiciones.


“Sexy drink” con su house tropinoise (entiéndase tropical) es ideal para saborear los cócteles con alcohol de dudosa calidad hasta los preparados más fifís.

Dance para resistir

En su extraordinario libro Energy Flash: un viaje a través del rave y la cultura de baile, el periodista inglés Simon Reynolds relató la magnífica época (1985-1996) de las fiestas clandestinas; la organización por medio de llamadas telefónicas o las transmisiones de radios piratas con las que los jóvenes del Reino Unido lograron celebrar los mejores momentos de la música bailable.

Para los Söez, el baile tiene esa sensación de libertad.

“Algo que me llama la atención sobre el baile como resistencia es el auge de la música electrónica en Berlín a finales de los 80, los jóvenes primero manifestaron su rabia con el punk, pero después fue el electro el que le dio una nueva encomienda y los jóvenes tomaron los sintetizadores (…) con melodías crudas pero bailables, y fue así como después estas fiestas evolucionaron al rave”.

El dúo está despegando y uno de sus primeros actos fue en un evento cultural en Acapulco, donde lograron reunir a varios asistentes y pese a la lluvia desataron que se movieran los cuerpos.

Los Söez en acción | Foto: Facebook “Emergente”

Su primer EP “Random gozadera” ya está colgado de manera digital, y el plan es sacar otro trabajo llamado “Tropinoise”, en el que probablemente pulan sus ideas; este proyecto quedaría en formato casete, ya que Carajo considera que el sonido analógico en éste tiene una calidad muy particular. “La gente está volviendo a consumir cintas”, nos explicó.

Para rematar le pedimos a Söez que nos dejara tres canciones descaradamente bailables y que no pueden faltar en las pistas de baile:

Comparte con tus amigos










Submit