Telenovela Morena

Telenovela Morena

Comparte con tus amigos










Submit

Como cualquier historia con tintes literarios, el capítulo Félix va a tener un final. Terminará con ratificación o exclusión de candidatura a gobernador por el estado de Guerrero.

Pero esto es el principio. Falta, como escribiría un guionista, el final, final. La primera etapa de este juicio se determinará en su partido Morena. La segunda fase dentro del proceso electoral contra la alianza PRI-PRD. Y, el tercer momento y último frente al Poder Judicial.

Su partido lo puede exonerar. El segundo juicio será ante la ciudadanía guerrerense. El último, si no interviene el poder político ante el Judicial, aunque gane la gubernatura, podría ir a la cárcel.

Estos tres instantes plantean tiempos diferentes. El primero antes del 4 de marzo, día de terminación de registros para la gubernatura. El 6 de junio cuando se vote. El último no tiene tiempo definitorio y puede ofrecer su veredicto, incluso, al haber ganado la contienda el candidato.

Los de Morena han aplazado su veredicto ante las acusaciones de supuesto acoso y violación sexual por parte de Salgado Macedonio, lo cual indica o negociación entre sus representantes o la obtención de pruebas. Se supone que este martes 16 de febrero darían su posicionamiento.

En este ínter de la ratificación o nulidad de Félix, Luis Walton ha ratificado su intención de continuar en Morena. Este nuevo posicionamiento lleva a dos interpretaciones a) ya negoció con Morena espacios para la próxima administración o b) puede ser el candidato a gobernador en el escenario de que caiga Félix.

Como cualquier telenovela de ficción, su desarrollo presenta altos y bajo en raiting. La audiencia aprueba o reprocha los capítulos. Al parecer algunos ya se han aburrido del despliegue del cuento. Otros de la manera en que se narra el evento y hasta les parece repetitivo. Algunos sectores han llegado al hartazgo. No quieren saber ni del partido ni del candidato. No ven el cambio.

Algunos trabajos de opinión han mostrado un descenso en las preferencias del hoy partido hegemónico y, en especial, de Félix.

El final, final estará en lo judicial, tema que es independiente a lo político. A menos que intervenga el Poder Ejecutivo federal. Como se observa el asunto, si dejaran al Poder Judicial realizar su trabajo, el caso Félix culminaría con cárcel. Sin embargo, en un país donde prevalece lo político sobre lo jurídico, habrá impunidad. Tema que dicen ya no existe.

Por último, puede concluirse, que seguimos en un país kafkiano.

Comparte con tus amigos










Submit