TORMENTA PERFECTA

TORMENTA PERFECTA

Comparte con tus amigos










Submit

TORMENTA PERFECTA. Es una expresión que describe un acontecimiento en el que una rara confluencia de circunstancias agrava dramáticamente la situación. Ya en Guerrero lo vivimos cuando se juntaron la depresión tropical Ingrid con la de Manuel y nos produjo daños en la vida y los materiales. También en lo económico-social se producen tormentas perfectas que dañan al humano, a un país. Miles de desempleados; temor; incertidumbre. ¿A quién de nosotros nos tocará la infección, y peor, la muerte? ¿A quién de los que nos reunimos a trabajar, platicar, comer? ¿A mí, a ti?

Habrá un día donde todos tendremos algún conocido, familiar, que sepamos que tiene el coronavirus. ¿Al rato, hoy, mañana? Y de los famosos en México, ¿quiénes se enfermarán? Ojalá ninguno, pero ya vimos que hasta la estadista Angela Merkel, ministra de Alemania, está en cuarentena.

Crisis grave en la salud y, junto con ello, crisis en la economía, que ya la traía el país por la baja del precio en el petróleo. Tormenta perfecta la pandemia del COVID-19 juntándose a un manejo erróneo de la economía; el dólar sube, baja el peso, se paralizan las finanzas públicas y el desempleo en millones crece, y me temo que masivamente.

Y después de la cancelación (expropiación en los hechos) de la planta cervecera “Constellation Brand” en Mexicali, los dueños del dinero, como en otras ocasiones, prefieren tener sus capitales a salvo, en dólares. Ojalá y no los saquen del país. Los dueños del capital hasta hora han jugado bien, han dialogado con el Gobierno federal, incluso compraron boletos de la rifa del 15 de septiembre. ¿Ya lo habrán hecho? La suma de estos hechos nos dará esa temible noticia; ya se habían ejercido 1,300 millones de dólares que seguro se les pagará. TORMENTA PERFECTA. A ello le aumentamos que el Consejo Coordinador Empresarial rechazó tajantemente el proceso y los resultados de la consulta irregular que se llevó a cabo el 21 y 22 de este mes sobre la cervecera Constellation Brand. “Habrá consecuencias lamentables… es una encuesta irregular… no fue una decisión democrática. El tratado México-Estados Unidos-Canadá señala reglas clarísimas para proteger las inversiones extranjeras”. Pandemia, incertidumbre más crisis económica más rompimiento con los empresarios. Confluencia de acontecimientos. TORMENTA. Solo fueron a votar 36,781 CIUDADANOS. Según los medios de comunicación, todos inducidos por una decisión política ya tomada. México no está para un rompimiento con el capital, menos en una situación de pandemia mundial. No le juguemos a la revolución en tiempos de muertes, de cualquiera de nosotros, desde el más alto hasta el más bajo, por un virus.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, y el Bank of America nos dicen que la economía mexicana caerá un 4 % y el otro que un 4.5 %. Crisis económica para el país, nos dijo el presidente López Obrador. Como lo prevén algunos analistas, se van a perder 800 mil empleos formales. A ello hay que sumarle un millón 200 mil personas en edad de trabajar que buscan trabajo formal, más millones de trabajadores que viven del empleo informal, la cifra exacta no se sabe con precisión. La conclusión será un país de convulsiones sociales y aumento de la delincuencia. TORMENTA PERFECTA.

Hasta ahora, Carlos Salazar, presidente de ese consejo, ha sido un interlocutor con la 4T, con la Presidencia de la República; lo dejaron solo ante esa consulta no legal sobre la cervecera. Seguro habrán posiciones empresariales radicales para revisar la conducta con el gobierno y más el amparo del Tratado de Libre Comercio, como se llamaba antes. Tribunales internacionales pueden intervenir a favor de la empresa cervecera. TORMENTA PERFECTA.

Frente a la consulta: “Lamentablemente, estas son decisiones equivocadas en contra del bienestar de la población en momentos en que deberíamos estar unidos”. Fue un tuit de Salazar Lomelín. EL ESTADO, el gobierno, los gobiernos, no pueden solos enfrentar esta pandemia ni la crisis económica. Necesitamos a la sociedad civil, a los empresarios, industriales, comerciantes, nacionales y extranjeros. No les demos incertidumbre.

Comparte con tus amigos










Submit