Tráfico de personas, un grave crimen

Tráfico de personas, un grave crimen

Comparte con tus amigos










Submit

El descubrimiento en una ciudad británica de un contenedor con 39 cadáveres de presuntos inmigrantes clandestinos causó consternación en Reino Unido, donde salió una vez más a la discusión pública el accionar de las mafias del tráfico de seres humanos y la ineficacia de las autoridades para contenerlas.

La policía hizo el macabro hallazgo en la localidad de Essex, a unos 30 kilómetros de Londres, hacia donde se dirigía el camión que había partido de Bélgica. Hasta el momento, sin embargo, los investigadores ignoran si los migrantes de origen chino fueron introducidos en el contenedor en ese país o en algún otro lugar del Viejo Continente; tampoco se conoce cuántos días estuvieron encerrados antes de fallecer, posiblemente por asfixia.

El jefe de la policía, Andrew Mariner, lamentó el incidente en el que perdieron la vida 38 adultos y un adolescente e informó que el chofer del vehículo está detenido. Si bien el proceso de indagación será largo, a pesar del incremento de los controles, las mafias del crimen organizado mantienen su actividad utilizando rutas cada vez más complicadas y ocultando a sus víctimas en camiones o embarcaciones que cruzan el Canal de la Mancha.

De acuerdo con fuentes especializadas, aunque desde 2018 hay un descenso de migrantes hacia Europa occidental, las redes del tráfico de personas aumentaron sus actividades ilícitas, que generan enormes ganancias. La agencia europea de la guardia de fronteras y costas dijo en un informe reciente que unos 148 mil 900 migrantes originarios de diversas partes del mundo arribaron en 2018, el 27 % menos respecto al año anterior.

Sin embargo, los casos de trata no disminuyen y se mantienen como un negocio muy lucrativo y de bajo riesgo por las penas relativamente livianas que se imponen a quienes son descubiertos.

En sus operaciones, las bandas trabajan a través de sistemas clandestinos de transferencias bancarias o hacen y reciben grandes pagos en efectivo, lo que dificulta rastrearlas, asegura el Centro contra el Tráfico de Migrantes, un organismo perteneciente a Europol.

Los grupos delincuenciales no solo han diversificado las rutas del tráfico ilícito de humanos, sino que se vinculan a otras actividades criminales. No es extraño que utilicen a sus víctimas como mulas para el trasiego de drogas, así como el uso cada vez más frecuente de documentos falsificados tanto para el viaje como para la obtención fraudulenta de nacionalidades o prestaciones sociales.

Además, quienes caen en sus manos sufren maltrato, explotación laboral o sexual cuando no son obligados a participar en la mendicidad organizada y otros ilícitos.

Mientras no se adopten medidas internacionales para humanizar y legalizar el tránsito seguro de personas de un lugar a otro y se declarare a la migración como un derecho y no como un crimen, seguirá creciendo el espacio en el que se mueven las mafias internacionales y también aumentará la cifra de los que mueren en busca del sueño de una vida mejor y de un futuro para sus familias.

Fin.

Comparte con tus amigos










Submit