Transición democrática

Transición democrática

Comparte con tus amigos










Submit

En la jornada electoral reciente se impuso la civilidad política entre los contendientes y la figura del candidato independiente se tendrá que replantear en un futuro próximo: Por el desgaste que implica.

Un signo alentador de que se transita hacia una vida democrática y de tolerancia en un país en donde en las últimas elecciones se había dado la confrontación y la división, enmarcada en una guerra sucia entre los adversarios.

Los debates transmitidos por diversos medios, con tiempos y temas específicos abonaron a esa transición pacífica del poder, por lo que, por el momento, queda descartada como opción una segunda vuelta, como ocurre en otras latitudes.

La población salió a emitir su voto y éste fue suficiente para una nueva alternancia en el poder y la reconfiguración del mapa político, donde todos tuvieron las mismas oportunidades de ganar.

Una elección con otros rostros en la política, lo que implica la búsqueda de nuevos derroteros. Y otras formas de hacer política: Más allá de publicidad, mítines y reparto de prebendas, como se había realizado.

Los candidatos ganadores emergieron de la nada y con recursos limitados y fiscalizados, el gran reto ahora es: Consolidar en el mediano plazo la democracia participativa a la que todos aspiramos.

Han sido años de esfuerzo y de sinsabores para muchas familias. Ciudadanos que se sienten satisfechos porque su voto fue valorado por las instituciones que también han salido fortalecidas por los resultados de esta jornada electoral.

Comparte con tus amigos










Submit