Trump defiende a joven que mató a dos manifestantes en Wisconsin

Trump defiende a joven que mató a dos manifestantes en Wisconsin

Comparte con tus amigos










Submit

Se negó a condenar las acciones del adolescente que se presentó armado con un fusil de asalto en Kenosha


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a desatar polémica con sus declaraciones. Esta vez al defender a Kyle Rittenhouse, el joven detenido la semana pasada por matar a dos manifestantes en Kenosha (Wisconsin).

Asimismo, sostuvo que no piensa reunirse con la familia de Jacob Blake, el afroamericano cuyo caso provocó las protestas en dicha ciudad.

Las declaraciones de Trump ocurrieron horas antes de su visita de este martes a Kenosha, una localidad envuelta en tensión desde que el pasado 23 de agosto un policía blanco disparara siete tiros en la espalda a Blake, que quedó paralizado de cintura para abajo mientras se sucedían las protestas y disturbios en la ciudad.

 Durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, Trump se negó a condenar las acciones de Rittenhouse, un adolescente blanco de 17 años que se presentó en Kenosha armado con un fusil de asalto el 25 de agosto y mató a dos manifestantes además de herir a un tercero, hechos por los que se encuentra detenido y acusado de homicidio.

“Se cayó y lo atacaron”, justifica Trump

“Ustedes vieron el mismo video que yo. Él estaba tratando de escaparse de ellos (los manifestantes), supongo, y se cayó y lo atacaron muy violentamente, y es algo que estamos examinando, que está bajo investigación“, respondió Trump a la pregunta de por qué no condena lo que hizo Rittenhouse.

“Creo que él estaba en muchos aprietos, y que probablemente lo habrían matado”, añadió el mandatario.

El momento al que se refería Trump -aquel en el que Rittenhouse cayó al suelo- se produjo después de que el joven hubiera matado ya a uno de los manifestantes, Joseph Rosenbaum, según muestra un video del incidente y corroboran los documentos judiciales.

El joven, que era simpatizante de Trump y acudió a uno de sus mítines en enero, huía de los manifestantes que pedían detenerlo porque había disparado a Rosenbaum, y en un momento se cayó y apuntó con el rifle a quienes lo perseguían, que trataron de desarmarle.

Uno de los manifestantes, el joven blanco Anthony Huber, intentó golpear a Rittenhouse con su monopatín para quitarle el arma, pero el adolescente le disparó en el pecho y lo mató; antes de herir en el brazo a un tercer manifestante, Gaige Grosskreutz, quien llevaba una pistola, según los documentos judiciales.

(Agencias)

Comparte con tus amigos










Submit