Trump intenta cortar cordón a Maduro con Moscú

Trump intenta cortar cordón a Maduro con Moscú

Comparte con tus amigos










Submit

Nuevas sanciones petroleras contra Roseneft, la empresa petrolera rusa, advirtió al mundo que Washington está tomando en serio la táctiva de estrangular a las exportaciones venezolanas de petróleo


Miami, Florida.- Hace algunos meses que analistas se han estado preguntando ¿en qué momento tomará medidas el presidente de los Estados Unidos contra los intereses petroleros rusos en Venezuela?

¿Correrá el riesgo de ofender a Vladimir Putin, acusado por los demócratas de interferir por los demócratas de interferir en las elecciones de 2016, para así debilitar la democracia estadounidense (u de insistir este 2020) y ayudar a la elección de Trump?

Así que, hubo un gran revuelo cuando el Departamento del Tesodo de Estados Unidos anunció este martes que les seá impedido a las empresas estadounidenses realizar negocios con una subsidiaria petrolera estatal rusa, Rosneft, acusada de ayudar al régimen de Maduro a evadir las sensaciones estadounidenses.

“Envía un mensaje muy claro de que estamos entrando en una nueva etapa de sanciones secundarias”, dijo Fernando Cutz, ex director del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para América del Sur. “De repente, la situación ha cambiado completamente”, añadió.

Sin embargo, los analistas advirtieron sobre la poca probabilidad que las medidas detengan el flujo de petróleo de Venezuela debido a la multitud de formas, a menudo turbias, de comercializar, transportar y en ocasiones hasta a contrabandear el petróleo en un mercado mundial.

Sin embargo esto le provocaría problemas a Rosneft, pues tendría que intentar evitar sanciones, además de que reducirán el calor de las exportaciones petroleras venezolanas, ante esto Maduro intentará atraer a los aliados con precios drásticamente rebajados por un crudo pesado, que es denso y tiene un alto contenido de azufre, por lo que hace más difícil de refinar.
“Esto le provocará dolores de cabeza a Rosneft, pero no es suficiente para cambiar las cosas. No va a cortar el cordón”, dijo Maximilian Hess, analista de AKE International, una consultoría de seguridad y riesgo político en Londres.

Rosneft es demasiado grande
Hess y otros analistas señalaron que Dosneft es un objetivo demasiado grande para las sanciones estadounidenses y que es poco probable que el gobierno de Trump se arriesgue a iniciar una confrontación con una enorme compañía energética rusa, misma que es el segundo mayor productor de petróleo del mundo, detrás de Aramco, compañía petrolera de Arabia Saudita.

Las sanciones del martes se limitaron específicamente a Rosneft Trading, con sede en Ginebra, una de las más de media docena de subsidiarias comerciales de Rosneft, cuya sede se encuentra en Moscú, repartidas por todo el mundo que compran y venden petróleo.

Las sanciones no afectaron al resto de las operaciones internacionales de Rosneft en 25 países, incluyendo Venezuela, Iraq, India y Canadá, ni a las empresas conjuntas con Exxon, la compañía petrolera estadounidense y Shell, la compañía británico-holandesa.

“Si se elimina a Rosneft, se crearía una enorme alteración en los mercados petroleros. Se envenenaría el pozo con una gran cantidad de empresas en diferentes países. No se podría hacer a menos que se tomaran dos años para preparar a la gente y se les permitirle desinvertir”, dijo Hess. “Creo que a Trump le preocupa ir demasiado lejos”, agregó.

Aunque Rusia posee el 50% de Rosneft, el resto es propiedad de la compañía petrolera británica, BP (20%) y de un fondo del gobierno de Qatar (19%).

Las sanciones contra Rosneft Trading se produjeron apenas días después de que las agencias de inteligencia estadounidenses les informaran a los miembros del Congreso que Rusia está intentando ayudar a Trump a reelegirse en noviembre.

Trump refutó sus propias agencias de inteligencia, y calificó los informes de “otra campaña de desinformación” y un “engaño” por parte de sus opositores del partido demócrata.

Comparte con tus amigos










Submit