Trump, ¿tirano?

Trump, ¿tirano?

Comparte con tus amigos










Submit

Comencemos por el final: Si el populismo autoritario de Trump gana las elecciones en el próximo mes de noviembre, Estados Unidos enfrentaría una amenaza nunca antes vista en contra de su democracia a lo largo de los casi 250 años de su independencia de la Gran Bretaña. En efecto, pero si llegara a perder, el período comprendido entre el 4 de noviembre y el 20 de enero de 2021 será particularmente peligroso si la Suprema Corte de aquel país se viera obligada a determinar el nombre del ganador de la contienda. Se trataría de menos de 80 días de gran efervescencia política y de incertidumbre mundial: nos acercamos a una crisis de consecuencias imprevisibles si Trump continúa afirmando que las elecciones serán “manipuladas” en su contra, e insiste en negar la validez del resultado de los sufragios.

 

El jefe de la Casa Blanca, ante el estupor planetario, promueve teorías de una conspiración mediante la cual, que se exhibe como víctima de un complot, se instrumentaría en su perjuicio, el “más gigantesco fraude electoral de la historia…”.

 

Recordemos que en 2016, Hillary Clinton, al declararse perdedora, con inmensos esfuerzos, felicitó a su oponente, sin dejar de aclarar, eso sí, la injerencia de Rusia en el electorado norteamericano a través de las redes sociales. Resultará imperativo observar con lupa la participación de Putin en estos nuevos comicios a celebrarse cuatro años después.

 

¿Cuándo se ha visto que el titular de una de las más sólidas democracias del mundo, salga a desacreditar el voto de sus compatriotas y de las instituciones de su país?

 

Si estuviéramos analizando las elecciones en Nicaragua, en Cuba o en Venezuela, países sometidos a pavorosas dictaduras regresivas en el orden político, económico y social, es más, en todos los órdenes de su vida nacional, no sorprendería a los lectores, pero que un presidente yanqui pretenda eternizarse en el poder como si se tratara de una república bananera al estilo de un Somoza, de un Ubico o de un Trujillo o de un Batista, sí que debemos entender que estamos ingresando en un nuevo universo político mundial. ¡Bienvenido, Trump, al club de los tiranos!

 

Trump insiste en posponer el día de los comicios. Sabe que está perdiendo su popularidad a pasos agigantados. ¿Vamos a llegar al extremo de que la Corte decida y tenga que removerlo por medio de la fuerza pública de la Casa Blanca? ¿Se trata de una novela política o lo que acontece es la realidad que supera unas mil veces a la ficción?

 

Demócratas y republicanos defensores de la democracia deben luchar por aceptar la validez de los resultados electorales de forma inmediata y pública, salvo cualquier escandaloso error de improbable comisión. Clinton, Bush y Obama deben respaldar a las instituciones electorales y sus resoluciones, sean las que sean y gane quien gane. Es más, todo Estados Unidos, tomados de la mano en un gran coalición, debe apoyar el proceso electoral y aceptar el papel adoptado por los medios de difusión masiva, reconocidos por su autoridad editorial, si fuera el caso, avalada por observadores electorales internacionales para desacreditar las falsas afirmaciones de los perdedores.

 

La gran esperanza consiste en que la derrota de Trump se deba a un voto masivo en su contra, de modo que el presidente no pierda en los comicios por un escaso margen de 1 % o menos, sino por un 15 o un 20 %, que inutilice la protesta ciudadana y desvirtúe cualquier tipo de manipulación. El margen de la victoria del ganador hará incuestionable la inconformidad social.

 

¿Cuándo Trump habla de complot se debe a un consejo cercano de su homólogo mexicano a raíz de su visita a Washington y de ahí que el presidente de Estados Unidos se dirija a AMLO como su gran amigo? La composición del INE, el repentino acercamiento con el sector empresarial, el arresto de uno de los grandes mafiosos mexicanos, también responde al encuentro de ambos mandatarios en la Casa Blanca? AMLO le habrá aconsejado a Trump la conveniencia de un “compló”? Lo dudo, es hora de observar la marcha de los acontecimientos. Nos esperan tiempos inéditos. ¿Un tirano en la Casa Blanca desea eternizarse en el poder? ¿Ambos recurrirán al compló…?

 

@fmartinmoreno

Comparte con tus amigos










Submit