Un presidente de izquierda

Un presidente de izquierda

Comparte con tus amigos










Submit

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se asume de izquierda. Así lo ha declarado, tanto en conferencias públicas, como en entrevistas a medios internacionales. Muy claro lo ha dicho: “Estoy contra el neoliberalismo”. Y su práctica como gobernante de regalar dinero a los que menos tienen lo ubica en el lado izquierdo. Se distanció de cientos de empresarios extranjeros cuando canceló las obras del aeropuerto. Otro signo de combatir a corruptos y rateros, según su definición. No quiere a empresarios nacionales por conservadores, con esta palabra, él se ubica de izquierda. Conservador derecha, avanzada izquierda.

Y esa posición ha ganado a quienes, por cierto conozco, y que ideológicamente también se asumen de izquierda. Me refiero a muchos universitarios de Guerrero. Primero son de izquierda por conveniencia; muchos, no por convicción. A cientos nos dieron trabajo en la UAG. Defendimos, no un proyecto (que lo había con la universidad-pueblo), sino la chamba. En momentos de crisis, y esto es cierto, se conoce la convicción.

1984, como el título de la novela ficción de George Orwell, la UAG se enfrentó a la Federación. La SEP retuvo el subsidio. Decenas de, principalmente extranjeros, volvieron a exiliarse. Se decantó la universidad. En ese mismo sentido ideológico se movían las universidades de Zacatecas, Sinaloa y Puebla. Eran de izquierda y en sus políticas educativas contravenían al Gobierno federal. En la actualidad, dos instituciones de izquierda (Zacatecas y Sinaloa) atraviesan por una situación financiera delicada.

Y era de esperarse que el presidente de izquierda apoyara las necesidades de esas dos universidades, pues, reitero, son afines. A ambas universidades, junto con la de Tabasco (de donde es originario el mismo presidente), hasta el momento, les han negado el apoyo económico. Si este es tu aliado, no necesitas de enemigos.

Comparte con tus amigos










Submit