Una farsa republicana

Una farsa republicana

Comparte con tus amigos










Submit

A ver, a ver. ¿Cómo está esa mafufada de que fue la hasta ahora incompleta y sin pena ni gloria Guardia Nacional la que encabezó el desfile militar para conmemorar el 209 aniversario del inicio de la Guerra de Independencia en México? ¿Cuál es el mérito de la Guardia Nacional a más de dos meses de su creación, durante los cuales la patria mexicana ha vivido los peores baños de sangre de su historia contemporánea, pues en los últimos dos meses se acumulan casi 5 mil crímenes de alto impacto, a cargo de las mafias criminales y tan solo el pasado domingo cuando el señor presidente hablaba en Palacio de cuentas alegres, en el país ocurrieron 102 crímenes a nivel nacional en escenarios propios de la Revolución Mexicana? Pero ¿qué hay detrás de esa demencial ocurrencia presidencial?

Sin duda alguna que estamos ante otro desprecio y humillación del presidente de la República hacia nuestras Fuerzas Armadas, que en las últimas dos décadas han sido sometidas a un colosal desgaste cumpliendo labores de policía y perpetrando diversas violaciones a derechos humanos. Pero además estamos ante otro feroz ataque presidencial en contra de las instituciones, en este caso la institución castrense que debe ser garante de la soberanía nacional. Apenas el pasado 2 de julio el presidente AMLO declaró a La Jornada, que dirige su comadre: “Si por mí fuera desaparecería al Ejército y la Armada de México y me quedaría con la Guardia Nacional”.

Pareciera que el señor López Obrador está en ayunas en materia histórica, pues en lo que se conoce como el pecado original, el primer emperador de México, Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu, sostenía la tesis de que “A México solamente se le puede gobernar si se cuenta con el apoyo de tres facciones poderosas oligarquías: el Ejército, la Iglesia y los empresarios capitalistas”. ¿Habrá leído algo el señor presidente sobre este tema toral? Y me llama poderosamente ese caso porque AMLO profundiza una vez más en la humillación y el desgaste contra nuestros juanes. ¡Qué peligroso!, creo que podría llevarse hasta un susto.

Desde 1934, cuando era presidente el general Lázaro Cárdenas del Río, el desfile militar permanece con un formato intocable y siempre ha llamado poderosamente la atención el recorrido que nuestros juanes hacen por las calles de la Ciudad de México y en los estados del país donde también se lleva a cabo. La preparación del desfile siempre ha corrido a cargo de la institución castrense –Ejército y Fuerza Armada–, pero ahora será el director del Seguro Social, Zoé Robledo Aburto, que de esas cosas sabe lo que mi abuelita sabía de bolas de billar y de perlas de éter, es decir nada, el que prepara la farsa republicana que incluye la noche del 15 de septiembre un festival cultural con la participación de todos los estados de la República Mexicana y la representación de tres etapas importantes. ¡Eso se aplaude!, pero el desprecio y el desgaste al Ejército Mexicano NO.

Recordaré que los festejos conmemorativos por la Independencia de México comenzarían en 1830, a cargo del entonces presidente José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix, mejor conocido como Guadalupe Victoria, con un festival popular. Pero recordaré que fue en 1812 cuando en Huichapan, Hidalgo, Ignacio López Rayón, quien fue el secretario particular del cura Miguel Hidalgo, pronunció el Primer Grito de Independencia, a las cinco de la mañana del 16 de setiembre, es decir, a la misma hora en que lo hizo el padre de la patria en Dolores Hidalgo, Guanajuato. Solo que Porfirio Díaz como era un gandulón de primera, decretó que la campana de Dolores fuese llevada a Palacio Nacional en 1896 y como el arqui condecorado general cumplía años el 15 de septiembre decidió que se tenía que ir a dormir temprano y desde entonces el Grito de Independencia se produce entre las 11 y 12 de la noche del 15 de septiembre y no en la madrugada del 16 de septiembre.

Si el presidente López acatarra con eso de la 4T, ¿no cree usted que sería muy lógico que diera el Grito a la hora en que lo dio Hidalgo y Rayón, la madrugada del 16 de septiembre? ¡Qué 4T ni que ojo de hacha!

Comparte con tus amigos










Submit