USA, China y el litio (Parte I)

USA, China y el litio (Parte I)

Comparte con tus amigos










Submit

Los países avanzados, por su desenvolvimiento industrial (sus revoluciones industriales) y financiero, ocasionado por sus revoluciones tecnológicas (el avance científico), se inducen a nuevas necesidades y, por lo mismo, a la búsqueda de nuevas fuentes de minerales y materias primas, de apoderarse de más y mejores mercados, de incrementar sin precedentes las inversiones en todo el mundo terráqueo.

Pero a todos estos factores los disfrazan o los cubren como si fuesen solo de carácter político, aunque, en realidad, son los primeros los que “en última instancia” determinan la diplomacia internacional. Es mentira que cuando intervienen en un país lo hacen por su bien, sea por instaurar la democracia, por su progreso, etc. Definitivamente lo hacen para saquear sus recursos naturales, por el deseo de tener el control de dichos materiales y materias primas en todos los rincones del mundo y porque todos esos materiales y materias primas son indispensables para sus industrias, como lo ha sido el petróleo desde finales del siglo XIX y durante todo el siglo XX, entre otros muchos minerales.

Hoy es el mismo caso del litio: buscan el control (político o militar) de los países atrasados. Este es el motivo por el cual los países avanzados no cesan de intervenir en otros países; no pueden funcionar sus economías sin las materias primas, sin abrir nuevos mercados a sus productos e invertir sus capitales que ya no encuentran un rendimiento aceptable en sus países de origen.

La política exterior de EE. UU. siempre ha sido intervencionista. Qué bueno que se inventó la política tanto dentro como entre los países, de lo contrario, todo sería violencia y guerra; no obstante, tanto la política interna como la externa no siempre han sido sinceras, la mayoría de las veces han sido hipócritas, las han utilizado para mentir y ocultar los verdaderos intereses de quienes la practican y entre los países para disfrazar sus verdaderos objetivos. Así ha sucedido siempre, ahí está el petróleo en los países árabes; hoy se suma el litio, ejemplo, Bolivia y México.

Por ello, afirman los historiadores lo siguiente: “Pocos factores son más poderosos en la diplomacia contemporánea que la ambición de conseguir y salvaguardar su suministro adecuado de petróleo y de otros elementos y minerales”. Ejemplo de lo anterior, hace un siglo, allá por los años 20 del siglo anterior, ningún país avanzado occidental le daba su reconocimiento a la Rusia socialista, pero sí lo hizo Inglaterra con tal de que le permitiera la explotación de algunas materias primas. Lo mismo hicieron los representantes de Rockefeller: hablaron maravillas del sistema ruso con tal de que les vendieran el petróleo.

Pero este tipo de diplomacia triunfa por que al interior de los países existen sectores que se prestan a las maniobras de los países intervencionistas, entre ellas la derecha y extrema derecha, y quien no lo crea así, que se remita a la historia. Continuará.

Comparte con tus amigos










Submit