V Asamblea Feminismo Guerrero

V Asamblea Feminismo Guerrero

Comparte con tus amigos










Submit

Este fin de semana (sábado 31 y domingo 1 de agosto) se llevará a cabo la quinta asamblea de feministas en Guerrero. El tema es complicado, no se trata solo de empatía femenina, sino de acompañar como varón a las jornadas que realiza su pareja mujer. Me pregunto ¿cuántas personas del sexo masculino, aun instruidas, realizan prácticas o quehaceres o roles que por años han sido encargados a las damas? Sí, creo que algunos; pero la mayoría dejamos, por comodidad o flojera, que la señora o esposa o amante continúe lavando o planchando la ropa familiar o limpiando los trastos.

En donde de plano nos mostramos renuentes es a, siquiera intentar, introducirnos a la labor educativa. A las famosas tareas. Como caballeros cedemos el paso y con gusto dejamos en la puerta de la escuela a los hijos. Pero no a revisar labores extra clase. Decía que el asunto es muy complicado y es cuestión de desculturizar a todos. Sí, a todos. A las mujeres porque les enseñan desde pequeñas cuál debe, sí debe, ser su desempeño en la vida futura. Lo mismo sucede con los hombres. Debe haber un rompimiento drástico con esos comportamientos. Y para ello se requiere de otra educación, lo cual plantea un enorme reto.

Para iniciar el debate se necesita otro tipo de información desde la docencia. Y digo encrucijada porque desgraciadamente muchos profesores ya no están leyendo nuevos contenidos. Porque su base se encuentra en los programas ya establecidos. Por lo tanto se ajustan a lo que les indican. El docente no se atreve a enseñar más allá de lo establecido. Tal vez por confort o simplemente porque no desea romper las reglas. Si el sector impulsor del cambio está estancado, veo demasiado complicado un cambio de visión. Lo anterior no quiere decir que sea imposible; pero sí complejo. Si bien, veo el asunto catastrófico, también habría que reconocer avances de algunas mujeres en comunidades indígenas.

Muchas de ellas ya no permiten que los esposos las golpeen o maltraten, incluso que sean objeto de palabras altisonantes. Se han organizado para evitar la violencia en cualquiera de sus manifestaciones. Y esto es un enorme avance. Así que el reto de los que nos decimos varones modernos es el de activarse en quehaceres hogareños que emprenden las mujeres. Solo para comenzar.

Comparte con tus amigos










Submit