Vacunas

Vacunas

Comparte con tus amigos










Submit

En la primera semana de mayo el mundo recibió una formidable noticia cuando Israel anunció haber descubierto vacuna contra el COVID-19.

¿Será posible tanta belleza? Veamos.

El Ministerio de Defensa de Israel reveló que científicos israelíes desarrollaron una vacuna que es monoclonal y pasiva, que, de acuerdo al Ministerio de Defensa, ataca el COVID-19 y lo neutraliza en el cuerpo.

¿Podemos respirar y cantar victoria de que el coronavirus nos hará los mandados en caso de llegar a producirse nuevos y macabros brotes en el mundo?

Pareciera que la ciencia israelí nos está dando dos noticias: una buena y una mala; la buena es que se trata de un fármaco que solamente neutraliza el virus en el cuerpo de pacientes críticos víctimas del letal virus. Y la mala, es que estamos posiblemente ante un fármaco capaz de neutralizar la enfermedad, pero no de prevenirla, como suele ocurrir con la mayoría de las vacunas que desde temprana edad nos son suministradas para evitar posibles contagios.

La cuestión es que el coronavirus ha puesto a la ciencia mundial en aprietos y sin saber cómo actuar ante el temible nuevo virus y lo más probable es que quizá jamás encuentren el antídoto, como ha ocurrido con el VIH-Sida que desde 1981 saltó a la escena mundial, o como ha ocurrido con el ébola, pero que hasta hoy la ciencia ha sido incapaz de darle inmunidad al cuerpo humano descubriendo una vacuna.

La OMS nos dice que hasta hoy no hay visos certeros sobre una vacuna contra el coronavirus, a pesar de que la ciencia en Estados Unidos, China, naciones europeas y en México trabajan aceleradamente en dicha vacuna.

Como se sabe en el caso del Sida, lo único que ha dado resultado hasta hoy son los retrovirales, la alimentación rica en proteínas, la ozonoterapia y algunos elementos naturales como lo es la medicina naturista, pero el Sida cambió en el mundo toda una cultura en el ámbito sexual. Y el coronavirus, seguramente nos enseñará a marcar nuestra raya, con la sana distancia y con medidas de higiene.

Por lo pronto en China, Japón y Estados Unidos se aplica con éxito remdesivir, una droga, empleada en el combate al ébola, que evita la mortandad, pues los pacientes infectos por el coronavirus y en estado crítico, salvan la vida hasta en un 35 % con dicho fármaco.

¿Qué ocurrirá después de la era del coronavirus?

De acuerdo con la Biblia, en el final de los tiempos de este sistema de cosas, el mundo será azotado por epidemias, plagas, hambres y terremotos. Así que no podemos cantar victoria diciendo que ya la libramos y más bien, deberíamos concientizar en ser mejores humanos y dejar de darle en la torre tanto a la naturaleza, es decir, al arte de Dios y a nuestros semejantes, y lejos de privilegiar los caminos del mal, optar por el camino del bien.

¿Estaremos dispuestos a hacer cambios a nuestras vidas para dejar atrás la inconciencia y la maldad? ¿Qué son mejores, los caminos divinos o los caminos de Satanás?

Comparte con tus amigos










Submit