Veda electoral

Veda electoral

Comparte con tus amigos










Submit

La veda es el tiempo durante el cual está prohibido cazar o pescar en un determinado lugar o una determinada especie. Y la veda electoral, silencio electoral o jornada de reflexión, es el tiempo durante el cual rigen una serie de prohibiciones legales que deben acatar al pie de la letra los politicastros que se encuentran en ejercicio del poder político en México. La veda electoral habrá de concluir hasta el 6 de junio. ¿Y sabe usted quién fue el primero en violar la veda? Sí, AMLO, el impulsor del pacto firmado hace un par de semanas para que ningún politicastro del país se metiera en asuntos electorales. Bien dicen allá en mi tierra que “cae más rápido un hablador que un cojo”.

Serán 60 días en los que los electores de México quedarán a merced de las lacras sociales llamadas partidos políticos que buscarán aturdir a los ciudadanos con quemadas celebridades de la farándula, con candidatos impresentables, corruptos, mafiosos, otros que serán motivo de chunga, en tiempos en los que a leguas se ve que hay mucha hambre y hartas ganas de comer en el quehacer político mexicano, y sabe por qué, porque todos quieren vivir a nuestras costillas agarrados de la ubre presupuestal, bueno, hasta el exobispo de Ecatepec, undécimo “Cempeda”, perdón, así le llamaron en tiempos de su ministerio a Onésimo Cepeda Silva, quien es propietario de cientos de hectáreas en donde se construiría el Aeropuerto de Texcoco y se rebelaría como “defensor de los pobres” o como dijo un prestigiado columnista en periódico Reforma, “sí, los pobres Mercedes Benz, los pobres campos de golf, los pobres lujos de quien llegó a ser llamado el capellán del PRI.

Y como más sabe el diablo por Onésimo que por diablo, el exobispo irá de la mano en esta aventura electoral con otro que huele a azufre: el dirigente obrero Pedro Haces, aliado de AMLO, dueño por cierto de Fuerza por México. ¡Ave María Purísima!”. Y como son tiempos de elección y reflexión, vale la pena reflexionar sobre el accidente político-electoral ocurrido en las presidenciales de 2018 en México, cuando la gente estaba hasta la madre de una clase política llamada Prianismo y optó por darle la vuelta a la tortilla, votando por un AMLO y una Morena, pero resultó que cabeceó para donde iba el golpe. Por ejemplo, el golpe que hoy reciben los mexicanos en los bolsillos con el aumento de la gasolina hasta en $25.50 pesos o el gas natural que se disparó al doble, pero el mentiroso de Palacio jura y perjura que no hay tales aumentos. Eso lo veremos en las urnas el próximo 6 de junio. También veremos si México avanza o retrocede con AMLO.

Comparte con tus amigos










Submit