Velas escamadas, tradición en México desde el siglo XVII

Velas escamadas, tradición en México desde el siglo XVII

Comparte con tus amigos










Submit

MÉXICO.- Las velas han sido usadas desde civilizaciones anteriores al cristianismo. Una de las costumbres que trajo la Conquista fue precisamente su uso de candelas y cirios, ya que antes de la llegada de los europeos, indican especialistas, los pueblos originarios se iluminaban con teas de ocote.

En nuestro país, al proceso de elaboración de la velas se le agregaron diferentes elementos, como flores en cera, que destacan por hojas y encajes llenos de colores y se obtienen mediante moldes de barro.

Esta innovación dio como resultado un trabajo artesanal conocido como velas escamadas o velas decoradas.

En la actualidad, en Ciudad de México solo quedan dos cererías en las que se pueden encontrar ese tipo de velas, las cuales, según el restaurador Alfredo Marín Gutiérrez, hay evidencia de que han permanecido en nuestro país desde el siglo XVII, en la entonces Nueva España: una es la Cerería de Jesús, en la calle Venustiano Carranza 122, y la otra es La Purísima, en Mesones 172; ambas, en el Centro Histórico.

En entrevista, el encargado de este último establecimiento, José Antonio Olivares, explicó que “este tipo de vela se originó en la región de lo que hoy conocemos como los estados de Guerrero, Oaxaca y Michoacán. La tradición es más importante en Michoacán y Oaxaca”.

Detalló que hacer “una vela escamada por lo menos lleva una semana, pero depende del diseño; es decir, si es más complicado el arte, puede tardar más”.

“Tenemos varios modelos con muchas flores trabajadas hasta en los mínimos detalles. Los colores pueden ser todos los que conocemos en tierras mexicanas: verde, morado, naranja, amarillo, rosa, azul, azul cielo… el que más le guste a nuestros clientes”, mencionó el encargado de La Purísima, quien también explicó que su negocio se ha mantenido desde hace tres generaciones debido a la calidad de su velas, ya que, al usar cera de abeja y no parafina, no hacen humo, resisten más tiempo y guardan bien las formas y colores.

“Aunque se está perdiendo la tradición por mala economía de las personas y las nuevas costumbres, la luz de este negocio se mantiene porque siempre hay gente que viene a buscarlas porque les gusta alegrar su casa con las velas escamadas”, compartió.

Comparte con tus amigos










Submit